retro.arce@gmail.com

jueves, 25 de agosto de 2011

Impetu inequívoco de protagonismo.





Indígenas bolivianos salen en una marcha como protesta contra la intención del gobierno de construir una carretera que atravesaría el parque ecológico TIPNIS, rico en flora y fauna. Una marcha de 300 kilómetros a pie, sin apoyo logístico mientras reciba agua y alimentos de los residentes en la ruta que decidan solidarizarse.

Evo Morales, a la usanza de los viejos líderes totalitarios ha declarado que hay intereses foráneos “moviendo” la marcha.

Nada, como la vieja escuela, trata de desvirtuar la naturaleza y el espíritu opositor de la acción cívica de esos indígenas, sus propios conciudadanos, los mismos que lo eligieron, los mismos a quienes debe gobernar con sabiduría. Se trata de una doble ofensa porque al actuar así los reconoce como estúpidos incapaces de generar ideas propias o de comprender la gravedad del eventual daño ecológico. ¡Ay, Evo, tanta fanfarria tuya alrededor de la Madre Tierra, qué discurso tan torpe!

Jorge B. Arce

No hay comentarios:

Publicar un comentario