retro.arce@gmail.com

viernes, 26 de agosto de 2011

He escuchado este diálogo y es útil, como todo lo que examine el tema desde una posición independiente. Y sobre ello supongo que sepan, pero no abordaron, quizás debido a la falta de preparación del mismo, al hecho evidente que cada quien se comporta socialmente como resultado de un período de preparación intelectual. Entonces, qué puede esperarse de un sector de personas sin una exclusiva instrucción y culturización, dependientes de los instrumentos a esos fines existentes en Cuba totalmente ideologizados y politizados?. Yo, al menos, no me sorprendo sobre ello; es algo deducible de cualquier observador. Qué puede esperarse de un hombre de 30’ y pico educado bajo las banderas del socialismo cubano? El tema no es nuevo, sólo que alrededor de 20 mil anuales se va sintiendo en cualquier comunidad, Dade incluida. Las voces de exiliados cubanos que empecé a escuchar cuando arribé en 2005 no son las mismas. Algunos critican a los “nuevos”, otros a los radicales “vigilia”; pienso que cualquier derrotero que pase por las sendas de la exclusividad es desechable. Un acuerdo para actuar ha de ser tomado naciendo del fruto de todas las posiciones. Si te sientas a una mesa de negociaciones esperando como meta que se alcance lo que pretendes ignorando a los demás, desde el principio es un fracaso. Aún y cuando se determine el cumplimiento de tus expectativas, tu proyecto sería defectuoso porque carece de otras fuentes que en el acuerdo no tuvieron participación en el enriquecimiento del proyecto. En definitivas, el único protagonista de la revolución cubana es el pueblo cubano, no Fidel. Este sólo ha sido el instrumentador de políticas definidas para lograr sus propósitos, esto sin citar ejemplos de las oportunidades en que él mismo se separó del poder y el pueblo lo aclamó. Nosotros los apoyamos, nosostros lo alimentamos, nosostros le dimos las armas y las fuerzas conspirativas, nosotros le dimos espacio en las noticias, nosotros hemos soportado todo lo demás, desmanes, oprobios, abusos, violaciones. 

Mucha gente que conozco se molesta con esta apreciación que es muy personal, y cuando lo discutimos nunca ceden ante una evidencia histórica que es la siguiente: Sólo con resistencia pasiva al cumplimiento de los mandatos ideológico-políticos del castrismo, no existiría y otras naciones y organizaciones internacionales le hubieran negado apoyo y votos que siempre ha tenido hasta en la llamada comisión de derechos humanos. Ante ese dilema responden que perderían el trabajo. Pudiera ser cierto en algunos casos, digamos en el 70 % de los casos, pero...y el otro por ciento?. Además qué es preferible perder, libertad o trabajo?. Mis compañeros de debate no responden.
.
JorgeB. Arce

No hay comentarios:

Publicar un comentario