retro.arce@gmail.com

miércoles, 30 de enero de 2013

Pedaleando a vapor: Besos en la frente.

Pedaleando a vapor: Besos en la frente.: Besos en la frente.   Menos de 24 horas necesito la presidente del Brasil, para personarse con su séquito ante los familiares de l...

Pedaleando a vapor: Pedaleando a vapor: OEA, para qué sirve ?

Pedaleando a vapor: Pedaleando a vapor: OEA, para qué sirve ?: Pedaleando a vapor: OEA, para qué sirve ? : OEA, ¿para qué sirve?   Mucha gente se pregunta,_incluido yo_, “qué ocurre con la OEA que le pas...

Besos en la frente.


Besos en la frente.

 

Menos de 24 horas necesito la presidente del Brasil, para personarse con su séquito ante los familiares de las víctimas del siniestro que en la madrugada del domingo pasado segó la vida a más de 200 personas, envió al hospital a otras 100 y puso en riesgo la vida de las fuerzas públicas, del orden y voluntarios que acudieron a socorrer a cientos de personas atrapadas en el local de diversiones Kiss.

El sitio, según revelaciones provisionales y extraoficiales, carecía de algunos de los requisitos legales para operar como tal. En el momento del incendio la cantidad de personas en el interior sobrepasaba la capacidad del inmueble. Aún se investigan las causas y detalles.

¿Para qué sirve la presencia pública de la mandataria ante los familiares de las víctimas?; ¿para consolarlos?; ¿para prometerles que los responsables serán juzgados implacablemente?

El primer responsable es el dueño del inmueble y le sigue la administración pública que posee la obligación de inspeccionar periódicamente si reúne o no las características para operar con facultades de suspender su uso temporal y/o definitivamente. El propietario, su gerencia y el personal de seguridad son legalmente responsables de violaciones regulatorias que presumiblemente agravaron las consecuencias del tenebroso acontecimiento, pero… (Siempre lo hay), las autoridades locales con jurisdicción para efectuar el chequeo periódico del lugar para mantener su licencia operacional poseen una cuota de responsabilidad legal.

Entonces, ¿para qué los besos? Su presencia no significa nada excepto incrementar la aureola de populismo que envuelve a la presidenta convirtiendo intencionalmente esta catástrofe en propaganda política.

Es respetable y reconocida la presencia de un líder político en medio de la desgracia que originan causas naturales o de otro tipo que no pudieron ser humanamente pronosticadas o previstas. Este no es el caso.

Los que sean reconocidos culpables indirectos de estas consecuencias, deberán enfrentar la justicia debidamente promulgada antes de su ocurrencia mediante el debido proceso. La administración está obligada a hacerlo transparentemente. Pero, ¿qué hay de los que debieron controlar que se inspeccionara el inmueble según la cadena de mando?

Entonces, ¿para qué los besos en la frente? Prefiero el control administrativo preciso, exhaustivo, severo para evitar que se faciliten hechos como éste antes que los besos en la frente. Es el papel de los oficiales electos desde el primer mandatario hasta el último.

 

Jorge B. Arce

miércoles, 23 de enero de 2013

Pedaleando a vapor: OEA, para qué sirve ?

Pedaleando a vapor: OEA, para qué sirve ?: OEA, ¿para qué sirve?   Mucha gente se pregunta,_incluido yo_, “qué ocurre con la OEA que le pasan carretas y carretones por delan...

OEA, para qué sirve ?


OEA, ¿para qué sirve?

 

Mucha gente se pregunta,_incluido yo_, “qué ocurre con la OEA que le pasan carretas y carretones por delante y ni siquiera intenta abrir la boca”. Claro, es un decir popular, lo que significa que esa organización interamericana, que hace 50 años sancionó al gobierno fidelista de Cuba por barrer con la democracia en la isla, ahora, con semejantes hechos en Venezuela, mantiene una posición fantasma.

 

Lo ocurrido en Venezuela alrededor de la ausencia de su presidente electo es ilegal en el propio marco constitucional de ese país. No constituye injerencia si la OEA se pronuncia exigiendo se cumplan los acuerdos de la Carta Democrática Interamericana, contrario sensu a como se ha pronunciado el flamante representante venezolano ante esa organización, el Sr. Chaderton en ocasión de descalificar los pronunciamientos recientemente hechos por el Sr. Cochez, los que arropan respeto pero severidad al calificar la pasividad de la organización panamericana respecto a los acontecimientos ocurridos y la “colocación” ex profeso, del recién designado vicepresidente Maduro en el cargo de jefe de estado. Es un verdadero desparpajo característico de la politiquería conocida como “La Chambelona” en la Cuba de los 30’.

 

No se necesita leer completamente la citada “Carta…” para entender que lo expresado por el Sr. Cochez se arropa en el honor con que debe ser defendida la democracia según la letra. Y extrañamente, el presidente panameño lo removió de su cargo de representante panameño ante la OEA a pesar de que su vocero declaró que no se trataba de una represalia.

 

El caso es que hay algunos países del área que no pueden prescindir del petróleo a crédito extendido que reciben de gobierno bolivariano del Siglo XXI y venden su alma al diablo.

 

Me solidarizo con el Sr. Cochez, el único de todos los políticos latinoamericanos,_ que por cierto suman una enorme cantidad_, en sus pronunciamientos y propuesta de que con una OEA así es mejor prescindir de ella. Comenzando por el gobierno de los Estados Unidos, quien deposita anualmente la más alta aportación de capital proveniente del contribuyente para financiar a esa organización, todos los estados que se sientan ciertamente defensores de la democracia, deberían concurrir a una reunión extraordinaria solicitando su desaparición por ineptitud.

 

Jorge B. Arce

lunes, 21 de enero de 2013

Pedaleando a vapor: Sobre las Armas

Pedaleando a vapor: Sobre las Armas: Tsunami artificial.   Después del lamentable hecho protagonizado por el Sr. Lanza, un enajenado mental que se apodero del rifle de...

Sobre las Armas


Tsunami artificial.

 

Después del lamentable hecho protagonizado por el Sr. Lanza, un enajenado mental que se apodero del rifle de su madre y disparó decenas de proyectiles  arrebatándoles la vida a niños de 6 y 7 años y a todos los adultos que se interpusieron, distintos sectores de la política y activistas de los derechos civiles se rasgan las vestiduras acusando a las armas de ser protagonistas de estos asesinatos masivos. A las armas, nada más y nada menos que a lar armas, como si éstas se disparasen por sí mismas, como si tuviesen alma. Ignorando que detrás de cada culatín de un rifle hay un hombro de un ser humano que posee una intención que aunque sea el de matar no llega a convertirse en un crimen punible por la insanidad de la mente del autor. Las armas por sí solas no causan ningún daño; son las personas que las utilizan quienes lo causan. Las armas son el resultado del ingenio humano y por muy rudimentarias que sean han sido diseñadas para neutralizar al adversario. Es un producto letal. Se trabaja activamente en su perfección. Algunos grupos de fuerzas especiales en los Estados Unidos las utilizan combinadas con proyectiles especiales que quedan atrapados en el cuerpo del blanco elegido para evitar, si los traspasaran, causar daños colaterales a los civiles que se hallen cerca.

La industria de las armas en Estados Unidos es tan antigua como la propia existencia de la unión y ha permitido que el país se mantenga en la cima del poderío militar mundial, una de las causas que obligó, indiscutiblemente, a que se detuviera la carrera armamentista de los 70-90’. Sin el creciente desarrollo de esta industria, los Estados Unidos no estarían donde están. Es un hecho que ha de ser reconocido en momentos en que algunos enjuician con cánones parcializados, los efectos que las armas producen en manos incorrectas.

No ha ocurrido ningún ataque semejante al recientemente visto en Connecticut, donde el autor no haya sido un enajenado mental. Las cifras están allí. No han sido las armas, sino los individuos defectuosos. Detrás de cada uno de estos tristes episodios, hay una familia disfuncional y/o un individuo insano mentalmente. No fueron los autores individuos sanos y con buen juicio y con excepción del médico que disparó contra sus compañeros de armas en una base militar, los demás eran jóvenes o adolescentes y sustrajeron las armas a sus mayores. Esos individuos han carecido del cuidado que sus familias debieron proporcionarles o las instituciones del gobierno. No fueron los constructores de armas ni el NRA quienes debieron y tenían la obligación de mantener seguras esas armas o prestarle atención a esos sujetos enfermos. Es un hecho. Si usted adquiere un arma, lo primero que tendrá ante usted es la advertencia de que queda obligado a mantener fuera del alcance de los niños las mismas. Los adultos somos responsables no solo de nuestros actos, sino de los menores sujetos a nuestra tutela y sus consecuencias entrañan responsabilidad civil y criminal.

La sociedad norteamericana hoy es testigo de las posiciones feroces con que mucha gente conmocionada por esas muertes de inocentes, atacan a la industria de las armas. Eso no es coherente con el obrar de un ser mesurado y analítico. NO puede culparse al rifle de esas tragedias. Ha sido la disfunción de las familias donde crecieron los tiradores. Bien sea por desatención, imposibilidad, pasividad, incapacidad, irresponsabilidad o desamor.

Los americanos siempre han decidido armarse para defenderse a sí mismos, su familia y su propiedad. Es un derecho inalienable y constitucional.

Ahora, a la luz del debate, muchos se afanan en hacer cálculos y acumular datos que colocan a la industria de las armas en el punto de mira. No es justo. La sociedad americana ha visto cómo en repetidas ocasiones, ciudadanos que portaban armas ocultas, se enfrentaron a maleantes armados en lugares públicos para protegerse y proteger a los demás de los depredadores armados. Ya lo han olvidado. Es una lástima.

Jorge B. Arce