retro.arce@gmail.com

lunes, 31 de agosto de 2015

Los cubanos noveleros.

Sigue avanzando la amenaza del Islam, ahora en La Habana también y los cubanos como son "noveleros" y "especuladores" hacen el performance solo para que los demás los vean con esos batilongos y los gorritos y la quitadera de zapatos. Le ronca el mango.

La parte que no vimos.


Jorge Ramos, periodista, recién declara, dispuesto a confrontar a Donald Trump por sus ideas de pre-campaña, tomando partido olvidando la ética profesional que debe respetar. Paradójicamente, un tribunal egipcio ha condenado a tres periodistas por difundir noticias que respaldan de alguna forma al grupo terrorista, ilegal en ese país, La Hermandad Islámica.
Los medios técnicos que permiten el soporte y difusión de la información logran que se haga su difusión sin ser filtrada. Las imágenes, por ejemplo, por ser tan increíbles y convincentes, se convierten de facto, en una verdad indiscutible. De ahí que todos los interesados en manipular la opinión pública acudan a este método sin pensarlo dos veces.
Recuerdo un fragmento de video difundido en You Tube y hecho por un curioso que pasaba, que muestra cómo un policía negro introduce en la parte trasera del auto patrullero a un negro esposado y una vez dentro le cae a gaznatones. Tales imágenes hacen creíble el hecho de la golpiza, sustentando a su vez otros anteriores donde policías acuden a la fuerza para golpear a arrestados. Pero lo que no muestran los curiosos que toman esos materiales de video es cómo se inició la interacción hombre-policía, y nos deja a la mente el especular sobre ello. Después de observar cómo el uniformado le mete par de pescozones al "infeliz negro esposado", la tendencia es imaginar que el policía es un abusador, un acosador, un torturador y que el pobre negrito sólo pasaba por allí cuando, por casualidad, tropezó con el oficial y éste se la cogió con él. Pero como yo tengo la mente muy activa no me imagino que el negrito estaba tomando el aire, sino que estaba en "otra cosa" cuando el oficial lo sorprendió, le increpó, el negrito se reviró y tal vez le metió un puntapié en los genitales o le escupió la cara una vez esposado. Bueno, hay que estar en los zapatos del oficial para imaginar qué sería capaz de hacer uno cuando le escupen la cara o le mientan la madre.
Lo cierto es que estos videítos que suben los "curiosos" que "casualmente" se hallaban cerca del lugar de los hechos ( un barrio marginal a las 4 de la madrugada ), sólo suben una parte de la historia; el cómo comenzó, donde se colocan los "créditos", olvidó publicarla. Qué casualidad !.
Y para colmo de males cuando hemos visto el nombrado video nos preguntamos:
Es cierto lo que veo: Un policía negro golpeando a otro negro ?. Qué rayos habrá hecho ese negrito para que le den la tunda !

sábado, 8 de agosto de 2015

Pedaleando a vapor: Imperio doméstico isleño.

Pedaleando a vapor: Imperio doméstico isleño.: Imperio doméstico isleño.   Recientemente uno de los medios entrevistaba a un grupo de balseros cubanos que arribaron al Sur d...

Imperio doméstico isleño.


Imperio doméstico isleño.

 

Recientemente uno de los medios entrevistaba a un grupo de balseros cubanos que arribaron al Sur de la Florida a bordo de una frágil embarcación.

En su mayoría son jóvenes, nacidos con la revolución de 1959 y en respuesta a la pregunta de por qué abandonaban Cuba, explican que sus motivaciones no son políticas, si no económicas; que buscan mejor porvenir y nivel de vida para sus vidas, comer, tener un carro, viajar, vestirse a la moda y disfrutar de la vida y no seguir viviendo en la miseria en que han vivido hasta ahora.

Si hubiera sido yo el periodista que les entrevistó, inmediatamente haría una segunda pregunta: “ Y en opinión de ustedes, cuáles o cuál es la causa de que hayan vivido hasta ahora en esa miseria que mencionan ha existido en sus vidas?...”

Pero el reportero no hizo esa pregunta. Ignoro la causa pero es una pregunta obligatoria porque nuestra forma de vivir es política, porque la economía es el resultado del pensamiento político. Claro que el reportero sabe aunque no esté convencido, que el tema de las relaciones de PAZ con el gobierno cubano está dentro de los principales puntos de la agenda presidencial de Estados Unidos que en materia de información es un producto que se “vende” porque unos más y otros menos, la compran.

_”No, no tenemos ningún tipo de problema con el gobierno cubano”. Fue la respuesta de uno de ellos convertido en “vocero per se” de todos los demás. Ni uno sólo alzó su voz para replicar: “ No, un momento; yo si tengo problemas con el gobierno cubano porque es el principal responsable de que la gente en Cuba no pueda pensar, hablar, reunirse, disentir, pedir explicaciones, acusar, señalar. En fin, de no ser libres de proyectarse realmente como uno piensa”.

Ante tal hecho no puedo más que preguntarme: Mienten motivados por el omnipresente terror policial arraigado hasta la médula en gran parte de los cubanos de la isla y no de la isla?; o, ¿ciertamente esa respuesta refleja la conciencia de esos individuos recién llegados?.

No deseo adivinar pero puedo conjeturar. Y creo que una gran parte de los cubanos no tiene un concepto claro o comprensible de las libertades civiles, libertades individuales; de que la soberanía de la nación radica en el individuo y no en el estado; de que el estado existe únicamente para servir al individuo; de que los oficiales gobernantes son servidores de los ciudadanos y no al revés; de que un gobierno es una administración para invertir ética, equitativa y justamente las riquezas que producen sus nacionales y no al revés; de que los individuos elegidos en el parlamento defienden consecuentemente, los intereses de los ciudadanos a quienes representan y no al partido; de que nación, como concepto, no significa estado; que si un solo partido político detenta el poder absorviendo para sí el Derecho de designar administradores, legisladores y jueces, no es democracia, sino dictadura.

Sin estos conceptos, que no son todos, no puede originarse una respuesta coherente a la simple pregunta que hizo del reportero. La respuesta ofrecida por uno de esos pobres seres, pobres de pensamiento, es el reflejo de una conciencia social resultado de 54 años de trabajo selectivo, colectivo, ideológico que comienza desde que el niño escucha una idea distinta de sus padres en su casa y luego los escucha pronunciar lo opuesto en las calles. Es el resultado de la pasividad con que los cubanos, casuales testigos de una golpiza a unos pacíficos ciudadanos que protestan, observan a otros propinarle, sin mover un solo dedo o voz de protesta.. Es el resultado de una política nacional abyecta dirigida a convertir al cubano en su propio censor de opiniones que se logra porque el partido político posee el control de todos los medios públicos. Es el resultado de la política de “silencio” aplicada eficientemente en la sociedad cubana; de cero acceso a la información interna y externa. Los cubanos desconocen quiénes son los disidentes que se enfrentan valientemente a la policía política del gobierno; ni siquiera saben cómo logran los pocos resultados que obtienen en la arena internacional, muchos más que en la doméstica.

Esta conclusión me sugiere una idea interesante. Si en Cuba, producto de las relaciones comerciales con Estados Unidos, en primer lugar, y con la apertura a líneas de crédito de bancos estadounidenses y con el resto de los países, los ciudadanos comunes comenzaran a tener acceso a todos los bienes del mercado que conocemos los que vivimos en una sociedad tal; pudieran comer tres veces al día lo que gusten; tener un auto y prescindir de los apelotonamientos de gente dentro de los “camellos” ( buses ); a estos cubanos no les importaría en absoluto que un reducido grupo de individuos mantuviera por los siglos de los siglos el poder político concentrado en sus manos y manejándolo a su antojo y beneficio. A ese cubano simple e imperfecto, se le antoja dar salida a sus necesidades y pasiones.

Dentro de las necesidades de ese mismo cubano, la mayoría, lamentablemente en Cuba, no está agendada la política. No le importaría que sus medios de prensa anuncien cumplimiento de planes y metas, de triunfos revolucionarios, de triunfos en los deportes o del honor revolucionario de los profesionales cubanos en el extranjero o que los pocos canales de TV y Radio en la isla repitan constantemente hasta la sociedad las interminables mesas redondas adornadas por periodistas payasos y saltimbanquis; cambiarían a otro canal de cable no gubernamental y esta ausencia de motivaciones políticas desprendidas de la desconceptualización social, permitiría a los descendientes del clan gobernante mantener sus envidiables posiciones de imperio doméstico isleño.

Jorge B. Arce

Miami

lunes, 3 de agosto de 2015

Los fraudes de auto en Miami


Los fraudes de auto en Miami.

Miami en 10 años ha experimentado una transformación extraordinaria. Para ser fieles a la realidad, la transformación ha tenido lugar desde mucho antes si se habla de los avances obtenidos en materia inmobiliaria, de negocios, de apertura a las Américas, comercial, etc.

Pero hablo de la social.  Y dentro del entramado que supone la multicultural sociedad miamense, también conocida como la Ciudad del Sol, la Ciudad del Toll ( evidentemente ); este último la ha colocado en la primer ciudad del país donde se paga más por transitar por sus carreteras, algunas de ella INTERESTATALES, lo que no se comprende y que demuestra el contubernio federal.

Tristemente Miami se ha caracterizado por dar albergue a los más importantes estafadores del Medicare, casi todos de origen cubano, algunos, se rumorea, en contubernio con el gobierno de la isla; también abundan los estafadores de los viejecitos que juegan la Loto. Pero la mayor tajada se la llevan los estafadores a las aseguradoras de auto.

Resulta como una epidemia generalizada. Se dice que cuando la gente llega de Cuba, con su standard de guajiro de pequeña ciudad y se enfrenta a la magnitud de metrópoli de Miami, algunos se benefician con la increíble ignorancia que la mayoría de los cubanos tienen del sistema mercantil capitalista; no lo han vivido y los parientes del exilio especulan tanto que pocos les creen. De modo que utilizan una simple fórmula difícil de descubrir sin el esfuerzo de las propias víctimas de estas estafas: LAS ASEGURADORAS DE AUTO.

Para el año 2005 y 2006, cuando se producía un accidente de automovilismo, solían acudir por llamado a través del número 911 de emergencias, un oficial de la policía con jurisdicción por zona, los paramédicos y un representante de la aseguradora que acudía al reporte del siniestro hecho por el asegurado. Lógicamente se documentaba el siniestro lo que dejaba pocas grietas para instalar una simple estafa como las usuales diarias de Miami.

Luego, de repente, debido al afán de dar los mismos servicios pero gastar menos, los representantes de las aseguradoras no se presentaron más aunque les notificaran el accidente. Los paramédicos se presentaban si el implicado o el oficial a cargo les llamaba. Nada ahora se hace espontaneo. Las cosas han llegado a tal extremo, que he visto oficiales de policía en los autos propios del departamento Metro o de cualquier otra ciudad que alberga el Gran Miami, no detenerse estando a la vista del accidente y sin que las luces de torreta estuvieran activas.

Los accidentes en Miami se han convertido en una verdadera pandemia con el cuentecito de los Smartphone, porque estos instrumentos de entretenimiento, más que de comunicación, son empleados irresponsablemente por el 90 por ciento de los conductores de calles y autopistas. Es común observar un accidente donde tres vehículos han golpeado el bumper posterior del vehículo delantero. ¿ Cómo es posible?.

Después de obtener los por qué de varias de las aseguradoras, los departamentos correspondientes a reclamos dicen que la compañía ha dejado de practicar el envío de un representante al lugar del siniestro. ¿Pero cómo han modificado ese proceder si así amparan las estafas que los agobian?, he preguntado. No lo sé, pero así funciona.

Llegados aquí me continúo preguntando si los legisladores del estado del Sol y del Toll conociendo tal cosa por qué se mantienen de brazos cruzados?.

He apostado por hacerles llegar a los despachos de los congresistas de Miami estas notas con la esperanza puesta en que alguno las lea y reflexione si tiene tiempo, porque dinero tienen para cubrir las primas cuando las aseguradoras las elevan para obtener o compensar ganancias y pérdidas.

Jorge B. Arce

Miami

305 790 4317