retro.arce@gmail.com

sábado, 24 de diciembre de 2011

Respondiendo a un spot de La Chiringa de Cuba que resalta interés de los cubanos exiliados por repatriarse.

Respondiendo a un spot que resalta el interés de cubanos exiliados a repatriarse publicado en “La Chiringa de Cuba”. 24 de diciembre de 2011.

Los cubanos tenemos tan poco, tan poco, que la más mínima dádiva en materia, por supuesto, de derechos civiles, nos absorbe la memoria y aplaudimos a quien nos tiene atenazados a su antojo desde hace 52 años.
 Es increíble el relajo de la memoria del cubano, tan dado a los aplausos de otros que piensan por nosotros, a los que nos tienen acostumbrados.
 Es increíble cómo la estrategia de gobierno del Sr. Castro tiene hipnotizados a los cubanos que insisten en vivir con la esperanza de que continuará avanzando hasta que puedan vivir como en otro país, lejos de todo el odio inducido por todos los medios oficiales disponibles.
 Es increíble que el sistema propagandístico utilize todos los argumentos posibles de manera descarnada, para demostrar que al final, los que se fueron quieren volver porque en el resto del mundo se vive peor, con la intención colocada en que se siga “vendiendo” como producto en ventaja, la fantasía de que en Cuba se vive con todos los problemas resueltos, manipulando con intención repulsiva en su beneficio ideológico, las decisiones que cierta categoría de personas toman por cuenta propia sin considerar opciones políticas.
 Si se sigue con atención las opiniones que generan estos cambios, podrá notarse que los exponentes no se detienen en que hasta el momento de su implementación ese era un derecho civil secuestrado por el gobierno sin ningún derecho legal para hacerlo y que restaurarlo no es una obra de buena fe, es un acto calculado para la obtención de beneficios internos y diplomáticos.
La fantasía en la que viven los cubanos en la isla es un producto de propaganda cuyos tentáculos alcanzan otras latitudes, incluso y con más vehemencia, el Sur de la Florida. No es casualidad, es planificado.


Thabisa dice:


Estoy absolutamente de acuerdo con usted. Al pueblo cubano se le puede comparar con un paciente psiquiátrico al cual a través de técnicas bien establecidas se le ha privado de sus libertades, se le ha limitado su capacidad de discernir por si mismo lo que es bueno y lo que no lo es, se le ha manipulado por generaciones aislándolo por completo del mundo real y como todo mal crónico está socavando irremediablemente su alegría.
Coincido también con valoración a cerca de la última idea en la propaganda: Los cubanos emigrantes quieren ir a vivir en Cuba porque ahí se vive mejor. Eso es completamente falso, de hecho el gobierno Cubano mantiene un férreo control de sus colaboradores en el exterior, esos que tienen aun la posibilidad de regresar y que si se le diera la posibilidad de no regresar a vivir en Cuba no lo pensarían dos veces en quedarse. Ahora alguien podrá venir y mostrarnos estadísticas de que la gran mayoría regresa, pero ellos regresan a sus familias, ellos se inmolan regresando a consolar a aquellos que fueron retenidos como rehenes mientras ellos eran explotados y explotaban de dolor obligados a partir con el corazón partido entre el amor por los suyos y a necesidad de proveer para los suyos. La mayoría de los cubanos emigrantes no solo no quieren regresar a vivir en Cuba sino que no pueden vivir en Cuba en las circunstancias actuales y en el futuro cercano. Pasaran muchísimos anos antes de que Cuba pueda atraer a sus hijos a vivir ahí de forma permanente. Los mismos colaboradores que trabajan y viven fuera de Cuba te dirán que ellos van de vacaciones (usualmente un mes) pero a la semana de estar en Cuba no pueden más que piensan el regreso a la misión o la colaboración. Ya lo dije en una oportunidad, si las platicas estadounidenses hacia cuba son crueles e inhumanas, que se puede decir de las políticas del propio gobiernos cubanos hacia sus ciudadanos??? Son mucho más crueles, inhumanas y despeadas. Son además sínicas en su manipulaciones se hace sufrir a un pueblo basado en su desinformación a ignorancia, en su aislamiento y su ingenuidad.



Réplica de Jorge B. Arce:



      • Le digo algo: Feliz Navidad, colega (me permito llamarle así porque he visto que frecuenta este sitio, tal vez con la misma intención que yo).
        Le digo algo más. El gobierno actual de USA está empeñado en suprimir todas las medidas restrictivas contra Cuba (que es lo mismo que contra el gobierno cubano porque éste monopoliza TODO lo relacionado con el cubano incluso los que están residiendo en el exterior); eso es un hecho y la Casablanca lo ha declarado y ha expresado en la práctica esa intención.
      •  La misma no cobra fuerza porque la Casablanca no puede derogar las leyes, sólo dicta órdenes administrativas que no pueden enfrentarse a las leyes. El Congreso, en cualquiera de sus dos cámaras es otra cosa. Como sabe, está formado por representantes y senadores que actúan según los intereses que representan. Es lo mismo que decir que la Ley de Ajuste Cubano no será derogada por el momento. Siempre encontrará una feroz resistencia entre los representantes más comprometidos con políticas represivas contra los Castro. Estoy seguro que esa forma de pensar sólo encontrará asidero justificativo mientras el gobierno de Cuba mantenga una diplomacia de secuestro de los cubanos y de tenaz enfrentamiento al gobierno de Estados Unidos. Es el cuento de nunca acabar; ninguna de las dos partes más radicales variarán un ápice su plataforma; ninguna quiere ceder.
        Debe haber un gesto por alguna de las partes y ninguna se decide a dar el primer paso. Cuba, porque mantiene el férreo control sobre los cubanos alegando la guerra que Estados Unidos le hace desde 1960, y el gobierno de la isla porque debe ser consecuente con una Posición de Principios y se muestra como víctima.
        A lo sumo yo no veo este dilema como una posición del gobierno de los Estados Unidos. Si se examinan los hechos y el desarrollo de la política en el Capitolio y la Casablanca, se concluirá de que ambos mantienen una posición diferente en tal sentido. No hablo de otro gobierno, de otra administración, hablo de cualquier administración demócrata.
        La flexibilización en la política administrativa del gobierno de USA, que atañe a los empresarios, ha sido cambiada a favor de los intereses cubanos. Le recuerdo un solo hecho: Cuba ya no debe pagar por adelantado los embarques aún cuando los bancos no le dan crédito. Quién procuró esto?, el Congreso?; no, la administración de Obama que cree que la política de aislamiento no desempeña nada bueno a la democracia de los cubanos. Pero la administración no puede gobernar como si los intereses de los ciudadanos no estuviera representado en el senado y en la cámara; eso marca una diferencia y un obstáculo en la política de Obama hacia Cuba. Claro, el gobierno cubano no informa estas particularidades de manera abierta. El gobierno cubano no publica textos integrales de los planteamientos de determinados líderes de la cámara y el gobierno respecto a Cuba porque prefiere que los cubanos “sigan viendo a los americanos como invasores”.
        Le digo una última cosa. Tengo la percepción guiada de las declaraciones de muchos congresistas respecto al tema cubano, que en sentido general, y salvo ciertos sectores de cubanos-americanos, a los americanos no les interesa Cuba para nada; ni ahora con la tensión existente respecto al desempeño del crecimiento económico ni antes. Ese tema solo es tratado por la comunidad cubano-americana que sin dudas tiene una fuerte presencia en el Congreso y en estados como la Florida donde desempeña un papel relevante en las decisiones políticas.
        A la luz de todos estos detalles, que son los que veo, el gobierno cubano debería transformar su diplomacia y su política para desarmar a los extremistas. Eso sería inteligente porque realmente el gobierno cubano debe representar los principales intereses de los cubanos, pero sabemos que no lo hace, responde a un plan ideológico, no ciudadano y por eso continúa con políticas que los mantienen paralizados en la historia.
        El gobierno se debe a conformar una administración que propicie el crecimiento de los ciudadanos. Esa no es la dirección con que se mueve el gobierno cubano. Es una lástima que los cubanos de a pie no comprendan eso. Solo creen que el gobierno hace lo mejor porque enfrenta al gigante imperialista. Bla bla…
    • Jorge B. Arce

2 comentarios: