retro.arce@gmail.com

jueves, 5 de junio de 2014

Religión de la miseria.

En filosofía, el comunismo no piensa ni razona; tiene horror a la lógica, a la dialéctica y a la metafísica; no aprende, sino que cree.

 En economía social, el comunismo no cuenta ni calcula, no sabe organizar, ni producir, ni repartir; el trabajo le es sospechoso y la justicia le mete miedo. Indigente por sí mismo, incompatible con toda especificación, con toda realización y con toda ley; tomando sus ideas de las más antiguas tradiciones, vago, místico, indefinible; predicando la abstinencia por odio al lujo, la obediencia por temor a la libertad, el quietismo por horror a la previsión, es la privación en todo y por todo.

El comunismo, cobarde y enervador, pobre en la invención, en la ejecución y en el estilo, es la religión de la miseria”

Pierre-Joseph Proudhon 

No hay comentarios:

Publicar un comentario