retro.arce@gmail.com

miércoles, 16 de mayo de 2012

De tal palo tal astilla...


Esta es la réplica al post publicado por Visión de Cuba y firmado por Luis Ernesto Ruíz Martínez bajo el título de:

Respuesta a un verdadero ENEMIGO que se hace llamar Jorge Arce



Al considerar que los interesados desearían conocer el post que dio origen a esta réplica, lo dejo plasmado al final de este artículo sin mover ni una sola coma…



De tal palo, tal astilla…

No ha sido inesperado el post “celebrando” mis intervenciones en su blog…( ¿su blog?). Pero no por inesperado deja de significar para mí un objeto de lectura del carácter del autor, el camarada Luis Ernesto Ruíz Martínez. Debo reconocer que después de navegar por otros espacios de este tipo luego de las disposiciones finales del liderazgo de la isla de poner en práctica activa todos los “frentes” individuales de la batalla de idea al mejor estilo de la Guerra de Todo el Pueblo pero con ordenadores personales y observado el carácter venial de casi todos, “aterricé” en Visión de Cuba donde he permanecido “observando” más tiempo del acostumbrado como hobby por parecerme más moderado y objetivo. He de reconocer que era un ejemplar raro dada la naturaleza del origen de todos y del guión principal que están obligados a seguir.

Cierto que en algunos post, más que otros, por el carácter de la información, que catalogo como desinformación, he plantado mis criterios con el principal propósito de contrarrestar la propaganda venática que irradiaban. Es mi derecho. Siento que a algunas personas esta actitud les moleste, porque lo cierto es que “no soy monedita de oro para caer bien”. En un escenario como el político-ideológico donde se desatan tantas pasiones, no es raro que haya exaltados que nos traten como “matones”, “marionetas”, “esclavos”, “lame botas” y una asombrosa lista de pintorescos epítetos que destilan odio/envidia y otros. Tales reacciones son fruto de un despiadado bombardeo de calumnias contra todo lo que huela, parezca o sea semejante a los Estados Unidos. Es hasta lógico que estas personas reaccionen así contra un tipo como yo máxime si me le “ escapé al diablo”; desde que inicié mis clases en el cuarto grado de primaria, fui como alumno un objeto de ese bombardeo que separó definitivamente a la familia cubana y sembró los demás males casi imposible de arrancar de la isla.

Pero aunque parezca difícil de creer, esas palabras gruesas, a manera de adjetivos revolucionarios a mí, en lo personal, no me causan enfado ni ira, todo lo contrario; cuando un ser humano en medio de una discusión ofende al otro denota falta de argumentos y no otra cosa o, ofreciendo la duda razonable, la pérdida del autocontrol y eso equivale a una derrota parcial.

Pero basta de lo preliminar, iré al grano en mi réplica a su post, soldado Ruíz.

1-Como buen soldado y buen discípulo, la cualidad de tergiversar forma parte inseparable de sus atributos. Le explico:

Usted ha dicho que en el post relacionado al título “El camaján y José…” yo había comentado Hey, Hey, etc., etc. Eso no es cierto, soldado. Esa respuesta fue la que día al siguiente comentario a mi réplica que hizo usted mismo. Anoto:

Luis Ernesto dice:
Según Arce las acciones de la SINA y la embajada Checa permitiendo el “libre acceso” a cubanos a sus computadoras es un gesto de buena voluntad…
Aprovechen y digan en la entrada a los que cuidan el acceso que van de parte de Jorge Arce que seguro los dejan pasar…
Suerte!!!!!
Como puede observarse, mi anotación, soldado, es coherente con su réplica jocosa, pues usted emplea mi razonamiento como punto de bonche lo que significa que: O tiene confianza para reírse de mí en mi cara o no tiene nada que decir que sea calificado de serio y opta por lo primero.
Como pienso que lo segundo es un poco difícil de demostrar en un debate como éste, decidí referir el primero para “bajar la temperatura”. Pero usted se comporta cínicamente cuando es sorprendido y es natural, casi todos lo hacemos. Y la tergiversación de los hechos forma parte de la retórica fidelista de la cual usted es un fiel seguidor; no le critico por eso, realmente es cautivadora y funciona como un encantador de serpientes o uno más peligroso: como el Flautista de Hamelin.
2-Usted inmediatamente definió mi posición como un “acérrimo” enemigo. El adjetivo es muy utilizado en la “Mesa Redonda”, sitio que usted no debe perderse porque es el que marca las pautas del periodismo revolucionario en Cuba, vaya…es como las clases de universidad para todos, je, je…
Claro, es simple. Identificándome en su blog como “enemigo” de sus post, comentaristas, autores, colaboradores, le simplifica su tarea de propagandista y me la dificulta a mí. A partir de su noble apreciación y mística evaluación de mi posición, me veré obligado a hacer Overtime para responder a las “caricias” de sus seguidores. (Aquí entre nosotros, eso sería ideal para ampliar sus visitantes pues me encargaré de darle publicidad en Twitter como lo he estado haciendo y por lo que no he recibido ni siquiera su reconocimiento, soldado).
Pero no es cierto. No soy enemigo ni de sus aduladores comentaristas. No le conozco personalmente ni tengo otros datos personales aparte de los que usted mismo ha publicado que dicen poco y mucho; no son suficientes para convertirlo en mi enemigo, de hecho no tengo ningún enemigo, ni siquiera su líder porque a él también lo entiendo al igual que usted, ha hecho lo que creyó que debía.
Que no lo comparta no lo convierte en mi enemigo, soldado. Ya hemos hablado de eso en otras circunstancias y sin embargo usted insiste en “poner tierra de por medio”; sus razones tendrá en no querer tener ni la mínima sospecha de que un tipo como yo pueda estar dentro del círculo de sus allegados colegas. Pudiera ser ese sus propósito para conmigo: situarme del otro lado del río, como su enemigo; yo no. Lamento defraudarlo porque aunque usted me considere como tal, usted no me ha hecho nada a mí para considerarlo como mi enemigo. No me basta que usted tenga el ídolo que tiene porque ése tampoco es mi enemigo. Mi enemigo, soldado, es el que amenaza mi vida, mi integridad, mi familia, pero para nada el que no comparta mis criterios políticos.
Es desesperanzador que usted haya llevado hasta este punto nuestros “roces” ideológicos, lo hace verse como desesperado, desprovisto de argumentos, no sé, tal vez sea solo una impresión y nada más.
Mi propósito al navegar en su blog, soldado, no es denostar todo lo que huela a revolución como afirma; aunque me creo en el derecho de atacar las cosas de su revolución _que también fue mía_, porque me usó y me dejé usar. Llegado el momento de lucidez política, cuando un maremoto de dudas me asaltó, aún me dejaba envolver por conservar intereses personales. Eso me hace un renegado, soldado, no un enemigo y supongo que sepa todo el alcance del término, lo que abarca el conocimiento interno del proceso doctrinario. Mi propósito es experimentar el efecto que tiene en su espacio la crítica tenaz y exhaustiva a determinados tópicos de propaganda revolucionaria que considero rayana con el arte de engañar.
Afortunada o lamentablemente, no estoy seguro, tuve la oportunidad de crecer con su revolución. Cuando Batista abordó el avión de Panam ya había cumplido 9 años, lo que significa, si hace correctamente sus cálculos, que crecí juntito, juntito a su revolución, soy casi su entenado, soldado, lo que me convierte en protagonista de muchas de sus más notables aventuras _no quiera usted saber_.
Pero no hay odio, soldado, no hay odio, se lo confesó. Y le doy gracias a Dios por librarme de ese pesar que sólo carcome el alma y nos hace infelices. Si lo sentí en algún momento era más la impotencia de no poder disfrutar de la libertad con que nacen todos los seres humanos y que su revolución mantiene atada de pies y manos; pero sólo como una reacción pasajera no ocupa espacio en mi disco duro.
3-Veo que se ocupa de colocarme en el sitio donde me pueda disparar. Claro, eso le han enseñado y eso enseña a sus lectores. No, no represento a nadie, soldado. Lo que es usted no soy yo. No comparto criterios políticos excepto en mi blog y en el suyo, lo cual me convierte en un nómada político, lo cual no es usted. Usted TIENE SUS COMPROMISOS Y TIENE QUE CUMPLIRLOS; de modo que lo que usted ha escrito sobre mí es más apropiado para usted.
El hecho de defender la doctrina política de Estado Unidos no me hace su enemigo; pero usted me coloca en el lugar del enemigo por ese hecho. Parece un juego de palabras pero es aparente. Usted está OBLIGADO a colocarme en ese sitio para “marcarme”, uno de los usos destructivos empleados por su benefactor sistema. Lo declara muy claro: “como entiendo que el gobierno de USA representa a su pueblo me coloca ipso facto frente a su trinchera”..., cita textual.
No es así, soldado, no lo es. Es usted el que necesita tenerme como enemigo porque un tipo que piensa así cerca de usted puede provocarle “ronchas como el guao”, ¿o no? Eso me fue enseñado; la Orden No. 1 del Comandante en Jefe en sus ordenos décimo tercero y cuarto lo especifican palmariamente, ¿o me equivoco? Usted está OBLIGADO a seguir esos lineamientos, no yo. Y nótese, sólo ese argumento me hace demostrarle que soy más libre que usted.
Pero no le critico por eso. El ser humano es capaz de enormes sacrificios y esfuerzos y usted es un excelente espécimen.
4-Concluyendo. La línea dura de tu post resalta el costumbrismo político de los revolucionarios: el encapullamiento. Sí, encapullamiento. Me explico. Me refiero a la encriptación de la posición cuando enfrentas un diálogo donde encuentras oposición. Es lo que inconscientemente reproducen tus dos párrafos finales; me suena a algo así como: “o estás conmigo o contra mí”. Ese radicalismo esconde la falta de razón; que no te quepa dudas.
La disidencia es como un “coco” para los revolucionarios. En los pasillos aledaños a la reunión ordinaria del núcleo del partido, pueden oírse comentarios como éste: “…fulano es un cabezón, siempre está criticando y discutiendo y que si no está de acuerdo con esto o con lo otro. El muy cabrón, produce que nos cojan las mil y quinientos en esta reunión”; y en este caso es solo un veterano comunista que no está de acuerdo con algo y tiene el valor de decirlo y no callarlo al estilo de la Asamblea Nacional del Poder Popular donde las decisiones son unánimes.
5-No voy a referirme a los comentarios de tus súbditos, no refieren nada pensante.

Post Data: Debido a que tuve la intención de replicarle a este ilustre soldado revolucionario con el contenido de los 5 puntos anteriores en su propio blog, traté de hacerlo; pero SORPRESA, tal y como me ocurriera con la Pupila Insomne, me BLOQUEO PARA QUE NO LE JODIERA MAS.
HE QUEDADO DESEMPLEADO...BRRRR









Respuesta a un verdadero ENEMIGO que se hace llamar Jorge Arce





Por Luis Ernesto Ruiz Martínez. Un visitante habitual de este blog ha mantenido una verdadera “cruzada” contra todo lo que publico con el objetivo de “informar” a mis lectores de lo que considera son falsedades o tergiversaciones que la Revolución Cubana ha mantenido como línea en sus 53 años.

En el post El camaján y José Daniel Ferrer: “CHECAen cholos” dejó uno de sus más recientes comentarios: “Hey, hey, hey, Luis Ernesto Ruíz desarrollando facultades de humorista !!!. Bravo, mi querido Luis, al fin ha dejado de considerarme su enemigo porque su chaza es una manifestación de confianza, o me equivoco ?”

Su posición, no creo que uno solo de mis lectores pueda tener dudas, es la de un acérrimo ENEMIGO de todo lo que huela a Revolución y si se trata de Cuba, pues ahi estarán sus álgidos comentarios. Arce es de esas personas que les fue engordando el odio año tras año hacia los dirigentes de esta isla que solo después de 1959 pudo conocer lo que era la independencia. Nada diferente se puede esperar de él.

SE EQUIVOCA usted de medio a medio. Para mí no deja de ser un representante de lo que los cubanos tenemos bien claro que es el ENEMIGO. Solo que algunos visten piel de oveja y otros no les alcanzó la astucia para enmascarar sus intenciones. Usted siente verdadera ADMIRACIÓN por el gobierno de Estados Unidos que, según usted, SI representa al pueblo de esa nación. Con semejantes cartas de presentación está condenado a permanecer en esa posición frente a mi trinchera.

Ahora me toca la función de explorador, mientras la suya no me queda del todo clara. Su VISIÓN no le alcanza nunca para encontrar lo positivo de Cuba y por ese camino nadie que yo conozca ha triunfado para ser creíble.

No sabes cuanto me alegro de que la democracia que te gusta (y que cada día más personas se convencen que no lo es tanto, si es que algún día lo fue ) no es ni remotamente la misma que DEFENDEMOS en Cuba. El gobierno de esta isla, pese a la propaganda de tus “colegas”, garantiza a su pueblo (al que lucha por un futuro mejor sin amos, ni capitalistas que dicten sus leyes imperiales) los elementales derechos. Tú no puedes entender eso. Estás donde te corresponde.

Disfruta de tu “edén”… mientras yo sigo disfrutando junto a millones de mis compatriotas del “infierno de la solidaridad”.

Cuba no ha necesitado NUNCA acudir a la mentira para que su VERDAD se conozca. En eso también se equivoca. No entiendo cómo es posible que teniendo cerca tan buenos maestros siga creyendo que Estados Unidos desea “democratizar” a este pedazo de tierra que se levantó en armas en 1868 y NADIE ha podido frenar sus justas aspiraciones de un futuro mejor, que como nos enseñó EL COMANDANTE FIDEL CASTRO, es posible.



1.      Gilberto Cuba dijo:

Jejej… Merecida respuesta.
Aunque al parecer le comieron los dedos los ratones porque aún no comenta, o tal vez desea vanagloriarse que le dediquen un post a él, por todas las sandeces que dice.



1.      Luis N. Báez dijo:

Muy buena repuesta tocayo y sobre todo establecer bien claro en que trinchera estamos cada uno, bueno creo que a la de Arce no se le puede decir trinchera sino “madriguera”.

Luis Ernesto dice:
Según Arce las acciones de la SINA y la embajada Checa permitiendo el “libre acceso” a cubanos a sus computadoras es un gesto de buena voluntad…
Aprovechen y digan en la entrada a los que cuidan el acceso que van de parte de Jorge Arce que seguro los dejan pasar…
Suerte!!!!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario