retro.arce@gmail.com

jueves, 12 de abril de 2012

Max Lesnik y el letrero en la Pequeña Habana


Comentario sobre post de Max Lesnik y su proyecto de la valla sobre los cincos espías en la Pequeña Habana.





Sin Respuestas hacia “La Valla de los Cinco volverá.

Míster Lesnik:

Su actitud civil respecto a los espías de la Red Avispa no me parece en sintonía con la de un ciudadano del planeta preocupado por el supuesto hecho de que se haya cometido un ultraje a la justicia. Más bien es usted patrocinador en Miami de los esfuerzos “inagotables” de 51 años de edad de Fidel Castro por tergiversar la verdad y de paso ultrajar la reputación y el nombre de todo lo que huela a “imperialismo” y a “exilio de Miami”, como prendas de la corona. Su nombre y esfuerzos públicos _e imagino que no públicos también_, no sólo crean una aureola de martirio acerca de esos cinco REOS, sino que presta su plataforma personal a la propaganda política de un régimen que en materia de ultrajes posee un conocido record.


Por qué he llegado a esa conclusión ?; simple, porque esos cinco fueron un caso judicial que ha recorrido durante años todos los escalones de la Justicia Estadounidense sin que prosperaran los insondables recursos interpuestos por los “COSTOSOS” abogados que fueron pagados a costa del sacrificio del pueblo cubano, porque los cientos de dólares que por cada hará de trabajo de esos abogados, fueron desviados del presupuesto destinados a fines alimentarios, médicos, u otros, por la sencilla razón de que cualquier discusión pública o extraoficial del gobierno cubano contra Estados Unidos es una medalla más para el “insigne Líder”.
Usted se presta a ese inacabable deseo de saciar su EGO, y soporta ( con su propio pecunio?), que se produzcan deplorables acciones como la de costear un letrero condenando al ostracismo la justicia de este país que_ le dio “alojamiento” o no ?_, como extranjero en otra época.
Con seguridad esta naturalizado y escandalosamente se aprovecha de la libertad de opinión y expresión que reinan en este país que usted condena ahora, para “armar” este circo castrista.


Y a propósito le recuerdo lo valedero de mis comentarios sobre este particular. Usted recuerda sin dudas cuando el jefe de la oficina de intereses de USA en La Habana colocó una valla digital en la fachada de su sede transmitiendo sistemáticamente mensajes atrapados del texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos ( documento que, por cierto, ningún cubano puede obtener en ninguna biblioteca de la isla ) ?. Inmediatamente el régimen derrochó esfuerzos y materiales para sembrar el terreno circundante con banderas negras para impedir la lectura de la valla electrónica, amén de que sistemáticamente acusaron de interferencia en los asuntos internos de Cuba por ello.
Usted, que aparenta ser una persona instruida, podría pensar que ese acto es un extremo político de impedir cualquier acercamiento con Estados Unidos (a beneficio del gobierno cubano como usted saber), dado que esos mensajes no son subversivos aunque en la isla reproducir el citado documento se suele subsumir en el delito de Propaganda Enemiga, previsto y sancionado por el Código Penal vigente. Absurdo, verdad?
De manera que si no hay instigación a la subversión política contra el régimen “legalmente instituido”, no es un hecho reprobable, reprochable o punible. Luego entonces, cuál es la razón de que tal gobierno se empeñe en mantener en “la oscuridad de conciencia” a los habaneros? Usted sabe la respuesta y comprende además que esa acción por parte de la representación diplomática de USA no es una acción hostil a Cuba, es una revelación de una lectura vedada para los cubanos por la magnificencia que encierra en sí. Tal es el peligro.
Por qué usted en su blog no prueba condimentar ese asunto, por ejemplo. O, en su lugar, le sugiero otros: El hundimiento de la lancha de Regla, o el fusilamiento tres días posteriores al inicio del juicio sumario de los tres jóvenes que no causaron muertes ni lesiones a ninguno de los pasajeros de una embarcación similar y sus cuerpos fueron entregados después dentro de ataúdes sellados a sus madres y rodeados desde el barrio hasta el cementerio por fuerzas especiales de la policía cubana.
Estos temas son candentes y desconocidos por miles en Cuba, sitio al que supongo que esté dirigido en primer lugar su blog.


Por qué no se preocupa por publicar en sus entradas los hechos que ocurren en Cuba y que su gobierno se encarga de supervisar y convertir en secretos de estado. Le vaticino todo un éxito.


Lo que no “encaja” en el razonamiento de una persona normal es el desproporcionado y manifiesto interés por hacer parecer como un abuso político por parte del gobierno de USA y no como el simple resultado de un proceso jurídico, el que fuera llevado a cabo transitando todos los escaños legales y con la observancia del procedimiento, incluso fueron anulados algunos de ellos y vueltos a conocer.


Esto no es Cuba, Mr. Lesnik. Allá la decisión de virar en 180 grados la vida de una persona llevada a juicio depende de tres jueces profesionales y dos legos. Esos jueces, tanto unos como otros, son DESIGNADOS por el gobierno y el partido en sintonía con su trayectoria político-ideológica, fuente de la que se “nutren” en todo momento. No es un secreto. Por el contrario, aquí, las decisiones las toman simples ciudadanos elegidos al azar y cuya participación activa en el juicio determinado, es discutido en audiencia entre las partes y el juez que conocerá el asunto. Parte de ese jurado no lo formará ningún ciudadano al que se haya opuesto el representante de las partes. Usted lo sabe.
Debería abundar sobre estos particulares en su blog y culturizar jurídicamente a sus asiduos con datos probados y no con repeticiones exhaustivas de slogans revolucionarios.
Respétese a sí mismo colocándose en los zapatos de cada parte, no en uno sólo. Recuerde que la verdad a medias es una mentira.


Gracias si me leyó hasta el final. Presumo que no lo haría.

Tu comentario está esperando ser moderado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario