retro.arce@gmail.com

miércoles, 25 de abril de 2012

La sociedad cubana es más libre ahora ?


La sociedad  cubana es más libre ahora? 
El blogger, doctor en medicina, Jeovany Jiménez Vega, quien acaba de culminar una huelga de hambre que le valió el reconocimiento del ejecutivo cubano que le reconoció el derecho laboral pisoteado años antes, es centro de las mordaces opiniones de algunos de los visitantes de su blog “El Ciudadano Cero”, del que también, a propósito, me he vuelto uno de sus adictos.
Hoy ha escrito el que aparece a continuación como seguimiento del epílogo de su huelga de hambre y que me he encargado de comentar, como todos los demás, obteniendo aprobaciones y reproches de otros visitantes.
Les pido que lo evalúen y si obtienen poco entendimiento, entren al blog “Ciudadano Cero”, donde podrá apreciar por orden cronológico, el devenir de este episodio de mal gusto.
Jorge B. Arce



Por: Jeovany Jimenez Vega.
Hace unos días un amigo me preguntaba si, en caso de haber realizado la huelga de hambre cinco años antes, nuestro caso habría tenido el mismo desenlace. Sin dudar le respondí que no y acto seguido me detuve a meditar sobre las diferencias, en cuanto a circunstancias políticas internas, entre aquel momento y el actual.
La Cuba de 2007 todavía se enfrentaba a la incertidumbre del traspaso de poder de Fidel a Raúl Castro, lo cual hizo conjeturar dentro y fuera del país sobre la posibilidad de que se produjera un vacío de poder y no dudo que esto hiciera entonces a la Dirección del país más propensa a tomar decisiones extremas; las calles de La Habana aún eran escenario de las marchas de las Damas de Blanco en pos de la libertad de los presos de la Primavera Negra; la blogosfera alternativa cubana no tenía aún la madurez que hoy exhibe; aún no existían iniciativas cívicas como las que emergieron después – la creación de la Asociación Jurídica de Cuba o proyectos como Estado de SATS, por ejemplo – y que imprimieron, con el decursar de estos años, una dinámica diferente al modo en que esta embrionaria sociedad civil se proyecta hacia sus autoridades, y viceversa. En la Cuba de 2007 aún no habían muerto Zapata, Wilfredo Soto, ni Wilmar Villar, no había llegado a su desenlace la huelga de hambre de Coco Fariñas, ni se había lanzado aun al exilio a los reos de aquella causa de 2003.
En el transcurso de estos cinco años, la sociedad cubana ha sufrido transformaciones, unas más evidentes, otras más subterráneas. Igual se han acumulado tensiones producto de la confrontación entre los sectores opositores y un poder que, aunque ha dado algunos pasos en el sentido de “legalizar” algunos trámites de propiedad y ha “flexibilizado” el acceso a la pequeña empresa familiar, sin embargo se resiste a abrir de modo definitivo e incondicional las puertas a los derechos civiles más trascendentales, como la libertad de viajes, el derecho a la libre asociación y el acceso a una prensa objetiva y sin censura, además de que continúa prohibiéndonos acérrimamente el acceso a Internet.
Pero a pesar de los pesares, la sociedad cubana hace mucho dejó de ser aquella campana de cristal aislada del mundo de los 70 y los 80. Sin dudas, ya no es lo mismo. La blogosfera alternativa, apoyada en redes sociales como Twitter, se labró sus propios caminos y hoy es una ventana abierta por donde el mundo mira a esa parte de Cuba que no se asoma a los telediarios; las Damas de Blanco no se detuvieron ante las escandalosas turbas organizadas por el Partido y la Seguridad del Estado; la muerte de Zapata marcó un punto de inflexión, evitó la muerte de Fariñas y fueron finalmente liberados los presos políticos del 2003 y posteriormente de otras causas; las ulteriores muertes de Soto y Villar terminaron atrayendo la atención sobre el tema de la represión en el centro y oriente del país, sin dudas más dramática que hacia el occidente y la capital. A todo esto ha estado atenta una sociedad civil que aún no encuentra sus derroteros definitivos, y que por momentos parece desarticulada por la reiteración de oleadas represivas y la sistemática labor de la contrainteligencia, pero que ha venido representando una tensión latente, una sorda resistencia ante el omnímodo gobierno de Raúl Castro, que por otra parte se ha mostrado algo más pragmático que su predecesor en la conducción económica del país.
En medio de esta agitada dinámica ambas partes van reacomodando sus fuerzas, aprenden sus propias lecciones y van evolucionando cada cual a su modo. La sociedad civil posee hoy mecanismos que rompieron definitivamente con el monopolio informativo que detentaba el Estado décadas atrás y que ahora tienen que ser tenidos en cuenta por éste a la hora de tomar sus decisiones. A esta Cuba compleja llegó recientemente el Papa Benedicto XVI y fue en ese contexto que se produjo el desenlace de nuestro caso después de 5 años de reclamaciones infructuosas. Definitivamente, hechos como este no habrían sucedido nunca en la Cuba de 2007; entonces serían impensables, y esto demuestra que, de algún modo, evolucionamos. En esta espiral dialéctica de contradicciones se está gestando el futuro de Cuba; quizás no al ritmo que necesitamos o deseamos pero, estoy seguro, ya no somos exactamente los mismos, ni de un lado ni del otro.
Ciudadano cero | abril 25, 2012 at 8:12 pm | Categorías: Uncategorized | URL: http://wp.me/p1f947-jx

Unsubscribe or change your email settings at Manage Subscriptions.
¿Tienes problemas haciendo clic? Copia y pega esta URL en tu navegador:
http://ciudadanocerocuba.wordpress.com/2012/04/25/evolucionamos/




A continuación el comentario sobre el ut supra tema.









No comparto tu optimismo. Solía hacerlo cuando tenía menos edad. Afortunada o lamentablemente, al “crecer” la gente se hace más sabia, lo que implica sopesar sus propias ideas acerca de la cognocitividad del mundo circundante.

Vivimos en un mundo cuajado de información y de información manipulada sutilmente. No es conspiración, es estadística. Y si vives en una sociedad cerrada como la cubana, más propicio a ser blanco de esa estrategia elaborada precisamente para mantener el “ocultismo” político-social, no tienes tantas oportunidades como viviendo en otro lugar para siquiera comparar datos. Estamos siendo bombardeados 24 horas por noticias y las mismas albergan todo tipo de intereses. Si buscas cómo un “vigilante civil” le disparó y quitó la vida a un joven negro en Arizona, encontrarás varias interpretaciones del asunto. Sin embargo no hay informes preliminares de la fiscalía; el sospechoso está en libertad después de ser oído por un juez y continúan incrementándose las especulaciones. Al final no hay nada concluido pero debe prestarse atención a una particularidad: Las conjeturas de todos van delante de los resultados de los órganos jurisdiccionales competentes y ello instruye una opinión pública parcializada. Eso es un riesgo pero es la libertad democrática. Hay que aprender a vivir en una sociedad democrática. Los que hemos tenido la oportunidad de vivir en sociedades cerradas y democráticas comprendemos eso.

Pero retomando el tema diré que la apreciación de la realidad social cubana elaborada a partir de los mismos datos que citas en este artículo no son suficientes para elaborar una conclusión como la que te atreves a administrar. De ninguna manera los cambios distendidos por la jefatura_no puedo decir administración porque este sujeto no gerentiza, sino que ORDENA_ del Sr. Castro menor, son radicales; lo que en sí demuestra que no va a radicalizar nada y que para el propósito estratégico de su mandato, el aire que se respirará en la isla será producido en los mismos sótanos del G2 como siempre lo han sido.

No te dejes confundir por las apariencias que te vende el que quiere que le compres. No habrá libertad en Cuba mientras no haya propiedad privada. Es el elemento catalizador de una sociedad libre. Si alguien le pone precio a todo, no hay libertad. Si alguien decide qué puedes hacer o qué no puedes: No hay libertad. Si tienes que pedir permiso para viajar, no eres libre. Si no puedes pararte en una esquina con un cartel que verse que no te permiten crear un nuevo partido político,, no eres libre; si te tocan a la puerta a las 2 de la tarde el día de las “elecciones” del Poder Popular para preguntarte por qué no has votado aún, no eres libre; si tienes que pedirle un papel al presidente del comité para matricular una carrera en el curso universitario Libre, no eres libre; si esa misma universidad esté regida por un rector que extiende un documento firmado a un disidente diciéndole que la universidad es para los revolucionarios, no eres libre. Si no eres libre, como puedes entonces vivir?

La sustitución per se del Sr. Castro mayor por el menor, fue una jugada elaborada desde hace mucho por el liderazgo de un pequeño y selecto grupo, no fue casual y cada uno de los movimientos que el hermano protegido ha hecho son parte de un guión, no son elaborados por su mente.
 Estoy seguro. Fidel Castro no ha sido hombre de dejar nada a la casualidad. Está demostrado por décadas, no es sobrevaloración.
Ahora, acerca de tu posición final _ no digo de cómo se inició_, no estoy seguro, no huele bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario