retro.arce@gmail.com

domingo, 28 de septiembre de 2014

Nos cogerían gorditos si no fabricamos un riflecito.


José Francisco me aborda diciendo que otro comentarista, Juan Diego, tiene razón al decir casi con palabras bíblicas, que se gasta más en armas que en alimentos en el mundo. Claro, es cierto y es razonable, porque si nos alimentáramos más en lugar de fabricar armas, los malos, como ISIS, Al Quaeda, Hezbolá. los Muhaidines afganos y otros fascinerosos del Cuerno Africano y Yemen, nos cogerían "gorditos y sanitos", "muy alimentaditos" "listos para ser tragados".
 
Aquí les respondo con tono serio.
 
 





Don José Francisco: Cuándo me referí al tocayo de Juan Diego como que se burla ?. No hice eso, Sr. Tal vez usted no haya comprendido mi comentario. Pero eso no importa, le respondo a usted.

Quién no sabe que se gasta mucho más dinero en armamentos que en alimentos ?. Todo el mundo lo sabe, incluso los hambrientos. Y qué con eso ?; lo que usted quiere decir es que no hacen falta esos armamentos ?. Si es así, es su particular, no pienso de la misma manera. El armamento que se construye en el mundo es una carrera en vértice indetenible porque son los seres humanos los que lo necesitan para amenazarse, amedrentar, establecer sus límites, sobrevivir, por eso, por ninguna otra cosa. Bien. En ese pequeño mundo de la carrera armamentista hay diversos status: los que las necesitan, los que las encargan, los que las diseñan, los que las construyen, los que las usan y los blancos. Y todos, caballero, son seres humanos. Somos perfectos ?; por supuesto que no. Estamos hechos de la misma materia que Dios pero no somos Dios, todos tomamos nuestra propias decisiones; buenas y malas, pero nuestras deciones. Que el mundo en que vivimos no es perfecto ?; por supuesto que no; la miseria nos rodea, la tenemos como vecina y es tanta que nos acostumbramos a ella, porque de lo que se trata es que cada vez más miramos hacia adentro, caballero, nadie quiere arriesgar el pellejo por el pellejo de otro, incluso razas y étnias y nacionalidades soportan lo insoportable, tiranos, asesinos y violadores. Es la naturaleza humana. Pedro negó a Cristo tres veces, caballero. Esa inclinación narcisista del ser humano es obra del Don del Libre Albedrío que no todos utilizamos en bien de los demás.

Pero, ahora piense : Para qué se construyen las armas si no hay objetivos contra las que podemos usarla ?. Las armas, amigo, no son obra y gracia del gobierno de este o aquel país, es primogénita del hombre que primero las usó para cazar, defenderse y por último para conquistar. Estarán allí por siempre hasta la desaparición del género humano, que, le confieso, no va a hacer por medio de las armas.

Si no existiera la ideología que motiva a ISIS, que está formado por hombres no por lobos o suricatas, no se necesitarín los F 22 Raptor, amigo, no se necesitarían. Simplemente cuando promulgaron el Califato de Siria e Irak, le hubiéramos enviado un mensajero portador de una bandera blanca para persuadirlo que su propósito no ea bien recibido por la humanidad. Lamentablemente, usted sabe, degollaron al mensajero. En qué nos deja eso ?, con los F 22 Raptor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario