retro.arce@gmail.com

jueves, 28 de junio de 2012

El Totalitarismo y los símbolos patrios.


El Totalitarismo y los Símbolos Patrios.



Compartiendo con ustedes algunos detalles significativos de la tergiversación que hacen los totalitarios de los símbolos patrios en beneficio de su control sobre la ciudadanía.



Todos los totalitarios utilizan a su antojo los emblemas nacionales para redimir su trayectoria. Al escribir esta reflexión no puedo evitar que mi mente reproduzca imágenes de tiranos envueltos en la bandera nacional o entonando el himnos con más pasión que los demás. No hablan nunca en primera persona_como es lo normal cuando damos a conocer nuestro plan del fin de semana: Voy con mi familia a Cayo Marathón; entiendo que debo ser más precavido en lo adelante; no dejaré que me insulten…etc, etc, etc._; no, ellos dicen: “…tenemos que estar preparados para cuando el enemigo ataque, estarlo esperando listos para…; nuestro pueblo no puede dejar de pensar en la sangre derramada por nuestros mártires para que no sea en vano…”, etc, etc, etc.


Chávez, con mucha frecuencia, emplea la bandera en forma de camisa o la coloca detrás de su sitio frente a los micrófonos para que aparezca después de él en segundo plano. Como los demás, se refiere a la patria como si ésta le hubiera encargado la misión de enquistarse en la silla presidencial contra los verdaderos aires democráticos y con total impunidad parlamentaria_ que es el órgano que representa la Soberanía Nacional_, eroga y dicta leyes para aplanarse sus propósitos en nombre del Pueblo. Cuando escuchas a un político refiriéndose muy seguido al pueblo, erízate, está cocinando algo muy especial.


Es un ardid psicológico e ideológico. Piensen que si los que huyeron de Cuba no fueran tratados como enemigo, como lo fueron, cómo justificar una desbandada de más de un millón de cubanos? Tienen que repetir constantemente que la Ley Helms Burton es la causante de tal desbandada, dicho mejor, de la huida masiva de la gente de su patria. Detrás de esa huida hay un sentimiento común: búsqueda de Libertad. Aunque escuchemos por ahí cuando le preguntan los periodistas por qué te fuiste de Cuba y respondan que para mejorar, sabemos que esa no es la respuesta medular. Ocurre que la miseria que se sufre diariamente es tan aplastante que se confunden los sentimientos y las conclusiones. Es perenne el “trabajo” por completar las raciones del almuerzo y la comida o de uno de ellos, tanto, que cuando la señora de la casa prepara lo que “consiguió” y lo sirve a su familia dice: “…esto es lo que resolvimos hoy; veremos mañana. Y no protesten, muchachos por la seguidilla, es mejor que nada.”.


Y este ejemplo es casi nada comparado con la realidad. La necesidad de llenar el estómago que se manifiesta fonéticamente con el ronroneo de los intestinos, apaga el deseo creciente de no oír mas de imperialismo y de amenazas y bloqueo y de los cinco o los veinticinco o las naciones unidas día por día, noticiero por noticiero, Granma pro Granma, programa por programa. Que debemos votar, que debemos marchar, que debemos asistir a la reunión, que si la guardia cederista, que si los ejemplares, que si la bandera nacional, que si la asamblea, que si el discurso de Fidel…es sencillamente mortificante y enervante el día a día en Cuba. Hasta escribirlo ahora me deprime. Cuídate del vecino que es chivatiente; que no andes muy tarde por la esquina que el jefe de sector le mete un acta de advertencia a cualquiera; que si ten cuidado cuando regreses con “eso” no vaya a ser que te registren por el camino’ que llévate el carnet de identidad que lo piden en todas las esquinas…qué me dicen?; lo recuerdan eh?


Pero esa presión política, ese terrorismo del estado disfrazado de buenas intenciones de movilización ciudadana es solo una cortina de humo para ocultar el proselitismo a coj…con que el gobierno y sus órganos controlan a la ciudadanía.


Y aunque me he alejado un poquito de los comentarios que me precedieron de Luis, Inés, etc sobre la tergiversación de PATRIOTISMO, es sano reconsiderar siempre estos detalles, que no lo son tanto, y que he recordado con ustedes, para comprender por qué las respuestas de los que ahora viven en Miami son tan evasivas de la realidad profunda de sus sentimientos. Alejar cualquier mal recuerdo es sano para empezar una nueva vida; solo los escritores deben lidiar con reescribir esta triste historia del pueblo cubano. Recoger sus miedos, sus pendejadas, sus valentías, el increíble esfuerzo que realizan en el extranjero sin oficios ni beneficios y aún salen adelante.

¿ Qué no harían los cubanos en el 2012 en adelante dueños de su propio destino?








No hay comentarios:

Publicar un comentario