retro.arce@gmail.com

viernes, 30 de marzo de 2012

Sobre las Damas de Blanco cubanas.


Sobre las Damas de Blanco cubanas.

En el blog La Mirada Insomne, de La Habana, el que suelo visitar a diario para constatar cómo se desarrollan las guerras ideológicas que impone aquel régimen a sus vasallos y lacayos, se muestran director y comentaristas de varias latitudes, a vituperar a las Damas de Blanco con todos los medios lingüísticos posibles. Me las arreglo para subir mis comentarios exponiendo lo que pienso al respecto pero el autor del website mencionado, Sr. Iroel Sánchez ( deben ser sus siguientes apellidos Castro Rúz por la indecencia que emplea a la inteligencia de los demás y sus teoremas de “Descubridor del Agua Tibia”, ha optado por “sacarme” de su espacio COMENTARIOS, es decir, me censura y así impide que mis razones _que no afirmo sean la verdad absoluta_, no aparezcan en su PERFECTO BLOG y le reste el brillo revolucionario.
Comprendo que no puedo hacer nada ante tales acciones, salvo denunciarlo cuando encuentro un “hueco” donde colar mis reflexiones. De modo que, en lo adelante, como sabré que no publicará lo que le afecte a sus doctrina, lo colgaré en mi http://www.pedaleandoavapor.blogspot.com donde no podrá excluirme por “pesado”, “gusano”, “lacayo del Imperialismo”, “mafioso”, “et, etc” y todos los demás cariñosos epítetos que nos endilgan a los que abandonamos Cuba.
Aquí les va íntegramente, el comentario que coloqué en ese blog y que no será leido por nadie excepto por el sensor.



§  Lo que más les molesta al gobierno y a los cortesanos que dirigen, escriben y comentan este blog de las Damas de Blanco, es que son mujeres, pero además indefensas y sus acciones no están encaminadas a promover la violencia. Protestan simplemente porque quieren hacerlo contra lo que no conciben. Pero es porque tienen el derecho de hacerlo. Con su silenciosas marchas por la Quinta Ave y otros, armadas de sus gladiolos recordando otras protestas como aquellas flores que fueron colocadas en los fusiles, demuestran que su derecho de protestar por lo que consideran un atropello está marcado por mantener una conducta no amenazante. Reclaman por otras personas que fueron condenadas por expresar sus criterios sin temor a las represalias de la policía política y los tribunales que dictan sentencias porque todo en Cuba es una amenaza contra el poder del Estado. No insultan, no empujan; no lo necesitan, su sola presencia de mujeres inermes las hace más fuerte y le arman tribunas de gritos, malas palabras e insultos. Tiran de sus cabellos, las arrastran a la fuerza para introducirlas en vehículos y alejarlas del bregar público y así cubrir la desnudez de su indefensión. Movilizan para ello a grupos de personas que poseen un cerebro menor que el de un pollo o tratan de mantener el perfil bajo de sus actos de bandidaje de barrio, acercándose a estos grupos de “revolucionarios” que gritan desenfrenadamente que las calles son de ellos como si ahora las calles las entregan en bandeja en el mercado. Entonces qué, se olvidaron de Martí ahora y la Patria es de Todos y para el bien de Todos o es que Martí extirpó a los que no piensan igual que la política oficial para desterrarlos al interior de sus casas y encerrarlos en su propia conciencia? Por fin qué?, no declara la constitución Socialista enmendada en 1992 que la libertad de expresión es un derecho civil fundamental? o es que van a hacerle otro cambio para eliminar la constitucionalidad innata en el acto de marchar como señal de protesta es en sí una expresión de descontento ?Qué es en sí el problema de las Damas de Blanco ?.
Respondo la pregunta. Es el epílogo. Significa la impotencia. Cada vez que una negrona en camiseta, shorts y chancletas y las pasas en candela les vocifera en plena calle a esas mujeres que son MERCENARIAS y les añaden las consabidas palabrotas que acostumbran muchos cubanos a mantener en la comidilla del chismorreteo diario, demuestran que esa revolución que tanto proclama preocupación por los niños y las mujeres es, ante todo, excluyente, porque no tolera, rechaza, culpa, reprime, golpea, arresta, imputa y condena a los que elevan su palabra para protestar con algo que no consideran correcto.
Quien conozca de cerca y haya seguido con el andar de la vida los discursos aleccionadores de gente como los que escriben en este espacio ( no cuento a los cortesanos, claro), sino a los que sí poseen cerebro entrenado, y las declaraciones, manifestaciones, críticas y condenas de los cubanos que se atreven a disentir _no digo oponerse_, a la línea oficialista, les endilgan todo lo que pueden para evitar que permanezcan por más tiempo ejerciendo ese derecho humano de expresarse como piense. El sólo hecho que una codificación penal condene las acciones de los ciudadanos de reunirse y discutir los temas sociales y políticos, habla por sí solo. Cuba es uno de los pocos países del mundo donde no puede disentirse con la voz gubernamental y del único partido. Es el único país, con otras contadas excepciones como las de Corea del Norte, donde la población no puede aspirar a organizar un partido, crear una plataforma, difundirla, captar apoyo de otros ciudadanos aumentando su membrecía y postular a sus representantes electos para aspirar al poder de los más altos cargos de la nación y alcanzar el poder político con la mayoría del voto. Eso es democracia, y no la caricatura de sistema político refrendado por una constitución sietemesinas que no crece porque no se alimenta del sentir del pueblo donde es carta primera. En Cuba hace 52 años gobierna la misma gente que le hizo la guerrita a un régimen que se caía por sí mismo del desprestigio que había conseguido reunir en sus filas; cómo es posible eso? Cómo es posible que 11 millones de cubanos apoyen, aplaudan, consientan y se identifiquen ante las cámaras de TV del planeta por un partido único? Cómo es posible que todos piensen igual? Cómo es posible que ninguno quiera cambiar el sistema? Los 11 millones quieren eso?
Por favor, nadie que se respete a sí mismo y a los demás puede, ni siquiera considerar esa posibilidad. Todas esas manifestaciones de apoyo son una burda manipulación y solo la creen personas como las que comentan en este espacio.
Sé que mis opiniones le hacen sentir mal. Lo imagino. No es mi interés porque no tengo nada personal contra su persona; no me mueve el ánimo de calificarlo porque no es mi oficio. Sin embargo su obrar contra mis opiniones lo colocan en el círculo de las personas que coloco en uno de los más bajos niveles de puntuación del carácter del ser humano por la sencilla razón de pretender callarme con excluir mis criterios de su publicación. Imagino que usted sea una persona que le gusten las cosas “alineadas” y “alienadas”, que todo debe ser de un solo color o del contrario; “conmigo o contra mí”, “si no eres mi amigo (lo que es sinónimo de pensar igual), eres mi enemigo”. Siendo así no es posible mantener un espíritu abierto, como el que proclaman los alabarderos de su revolución.
Y en cuanto a que las Damas de Blanco_protagonistas de este comentario de opinión_, reciben ayuda financiera del exterior, es la única forma de mantenerlas activas, con vida política. Si no existiera esa ayuda habrían desaparecido y usted lo sabe. Se mantienen en pie porque pueden conseguir lo imprescindible para seguir viviendo sin necesidad de trabajar en un trabajo que resultaron out of. Esas señoras son un verdadero dolor de muelas para ustedes y las admiro porque resisten el férreo asedio que les han organizado desde todos los puntos de vista. Créame, sus acciones (de las Damas de Blanco) y las respuestas de odio espeluznante a las mismas como Respuesta Rápida, son conocidas aquí; la información aquí no la pueden manipular aunque haya ciertos periodistas agazapados desde este lugar haciendo tribunas de Izquierda a lo Castro; privilegio que no poseen los cubanos allá por el hermetismo del sistema, por su secretismo y tergiversación. Usted, que dice ser periodista y que por consiguiente debe buscar la verdad aunque duela, debería detenerse a pensar por una vez siquiera y preguntarse por qué, cuál es el motivo de tanto misterio, tanto secreto; por qué ocultan los hechos que ocurren; por qué disfrazan a los policía de agentes de la Cruz Roja y golpean a los que tratan de buscar la libertad por sus medios? Por qué no permiten que las gentes se expresen libremente sin “mostrarle” el verdadero camino revolucionario? Porque temen a las revueltas. Las imágenes de un malecón “precipitado” en la histeria en que se convirtió posee un sabor desagradable.
Reconsidere sus decisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario