retro.arce@gmail.com

sábado, 10 de marzo de 2012

Respondiendo a un artículo de la Chiringa de Cuba


Respondiendo al Sr. A. Padilla, autor del artículo-spot de la Chiringa… sobre el tema de la prensa en Cuba.

Deseo aclarar que no he revisado ni corregido ninguno de los escritos que aparecen a continuación excepto el propio por  respeto a la autoría. He incluido luego del escrito principal, las opiniones o comentarios de los visitantes asiduos de esa página que contrastan con la inobjetividad del análisis del autor Padilla.

Jorge B. Arce







Por Alexei Padilla, especial para “La Chiringa de Cuba”

Hace unos días en la guagua que tomo cada tarde para regresar a casa, un joven le pregunto a otro si quería un diario Granma para leerlo por el camino. El muchacho, de unos 20 años, le contestó: “para qué, si en el periódico todo es maravilla mientras las cosas están cada vez más en candela.”

Cuando en junio de 1961, Fidel Castro se dirigió a los intelectuales y artistas cubanos, la frase “Dentro de la Revolución todo. Contra la Revolución nada”, ha sido el leimotiv de innumerables actos de censura, injusticias y justificaciones de hechos y actuaciones del todo ilógicas y contraproducentes.

La errónea interpretación de las palabras del líder de la Revolución, unido a la importación de paradigmas procedentes de la gélida Europa del Este, entre otros factores, ha tenido un efecto devastador en la prensa cubana que se enfrenta a un “explote” de falta de credibilidad, sobre todo en los sectores más jóvenes.

Para los que estudiamos Comunicación no resulta difícil percibir en nuestros barrios, trabajos y lugares de socialización, el pobre impacto que la prensa cubana tiene en la juventud. Yo por ejemplo, fui un fiel lector de magazines como Zunzún, Pionero y una que otra desfasada revista Sputnik o Misha.

Hoy el hábito de lectura sistemática en jóvenes y adolescentes decrece. Los medios de comunicación en la Isla continúan apostando por una fórmula trascendida por el tiempo y como todo lo paga “Liborio”, qué importa si nos miran o no. ¡Qué importa que nos creen o no!

El propio mandatario cubano ha criticado con dureza la ineficacia de la prensa nacional. Sin embargo, el tema de la creación de una ley que regule la actividad de ese sector y el acceso a la información, lleva años debatiéndose sin que se anuncie una solución al asunto.

La premeditada miopía de los medios, la superficialidad de ciertas comentaristas del NTV, dejan claro que el compromiso de las políticas editoriales no es con el PCC, la Revolución del pueblo y para el pueblo, sino con la clase burocrática que ocupa escritorios en todos los ámbitos de la nación.

Podemos criticar al carretonero que vende viandas en la calle a sobreprecio, ya no ilegalmente. Igual puede hacerse con el administrador de un agromercado. Pero por qué no pedirle al funcionario del Ministerio de la Agricultura que tiene que ver, por ejemplo, con la distribución de la papa que de explicaciones a la opinión pública. En Cuba son casi siempre los comunicadores los que, poniendo en su boca las palabras del funcionariado, dan la cara a la población ante las incompetencias de los segundos.

El falso concepto de que decir que los pasillos del hospital Joaquín Albarrán (Clínico de 26) están sucios constituye una ofensa al sistema de Salud, es absurdo y solo contribuye que se sigan perdiendo los elementos que el Ministerio asigna para la higiene de ese centro. Es absurdo además porque todo el mundo puede verlo. ¿Es que acaso se piensa en el qué dirá la gente Miami si esta denuncia se televisara?

Historias similares pululan en toda la geografía isleña pero pocas se llegan a publicar en la prensa, porque temas como esos, rallan la pintura a más de uno de esos personajes que suelen vestir guayaberas o camisas a cuadros.

Resulta penoso que en medio de una batalla económica que avanza pese a los obstáculos internos y externos, los medios carezcan de materiales que con la calidad de los elaborados por Gladys Rubio en el NTV, ilustren los aciertos y desaciertos de los cambios que se acometen.

Con esta prensa que tenemos, solo se garantizará la formación de una juventud apática ante el compromiso con la patria, superficial, frívola y capaz de cambiar toda una historia de luchas por dos o tres migajas del capitalismo.





  1. Mabel dice:


AMÉN!!!


  1. Roberto Sanchez dice:


buen comentario felicidades


  1. Marcos Jesus Concepcion Albala dice:


Muy buen comentario… Si, no tengo duda que es asi…


    • roberto sanchez dice:


es muy bueno oir sobre los problemas de cuba desde la isla a diferencia de otros espacios desde cuba que prefieren hablar del tamaño de las nalgas de la mujer de obama


  1. sergio León dice:


Toda la razón y sobre todo que esto es algo evidente desde hace mucho tiempo y pareciera que es algo sin importancia que solo preocupa a algún que otro ciudadano consiente. Hay que terminar con ese muro invisible pero agobiante que impide la crítica concreta y directa que tanta falta hace para involucrar más a los ciudadanos con la dirigencia y lo que está mal. Mal está¡¡¡¡¡


  1. Internet, prensa y educación en Cuba: ¿enemigos o aliados? « Visión desde Cuba dice:


[...] El amigo cubano Yohandry publicó en su blog la siguiente nota al reproducir el artículo de La Chiringa de Cuba titulado Se necesita una nueva forma de hacer prensa en Cuba: [...]


  1. Miguel Grillo Morales dice:


Contundente artículo. Ya es hora que se reconozca que mucho más que ese enemigo externo, los que verdaderamente le han hecho un daño enorme a la nación, son esos endiosados dirigentes, burócratas corruptos y vive bien, intocables por poseer un carnet del partido y un altísimo puesto. Amedrentados con el eterno cuento de que ahí viene el Lobo, el pueblo impedido de protestar, los ha visto comerse hasta la última oveja. No sé a cuantos cubanos dentro de la Isla les puede llegar artículos como este, imagino que a unos pocos. Es una lástima. Dice un viejo refrán: “Los trapos sucios se lavan en casa”. Pero ¿Qué hacer cuando en casa no te permiten lavar? Confío en que poco a poco, irán cayendo uno a uno, todos esos altaritos que se forman en las sociedades autoritarias. El camino es largo y tortuoso, pero algo es cierto, el más largo viaje comienza con un corto primer paso. ¡Buen viaje!


  1. Manuel Mons dice:


Un comentario sensacional, tienes toda la razón, la prensa en Cuba no juega el palpel de prensa, pero yo creo que la culpa es de nosotros los cubanos, y me explico: En el mundo entero o mejor dicho, en gran parte del mundo sivilizado, cuando los consumidores de algún producto o simplemente el pueblo quiere algún cambio en algo LO EXIGE en Cuba las cosas no son así, los cubanos preferimos quedarnios callado y no exigir las cosas que nos merecemos, por eso la prensa es superficil y miles de cosas más, yo propongo que hagamos una carta al presidente de la república explicandole todos estos temas y la firmemos todos.


    • roberto sanchez dice:


el problema es que si piensas diferente te tildan de enemigo o de estar trabajando para la cia hubo un tiempo que ese gobierno llamaba apatridas a los que querian vivir en otro lugar o no has oido hablar de los actos de repudio cuando lo del mariel no importando que fuera contra niños mujeres y ancianos?




A continuación la respuesta que Jorge B. Arce ofrece como crítica a la idea expresada por el articulista en el séptimo párrafo del escrito que encabeza esta página.








Hola, Sr. Padilla.

En el 7mo. Párrafo de su artículo resalta ex profeso, que son las editoriales de los distintos medios de prensa cubanos los que hacen su trabajo basados en una gran dosis de burocracia y exonera de cualquier responsabilidad de que no sea objetiva y realista, a los elementos políticos de la sociedad cubana que RIGEN EL CAMINO como FUERZA SUPREMA DE DIRECCION de este quehacer equivocado y que, aunque no menciona, no merecen los cubanos.
Eso me llama la atención, sabe?; porque usted tanto como yo o cualquier otro cubano _más que un extranjero_, comprende demasiado bien, requetebién, que en la sociedad cubana, en cualquiera de las manifestaciones sociales, económicas, políticas, culturales, deportivas…el partido es quien dicta las cifras, dosis y direcciones, por favor...


A esa encriptada nomenclatura dirigente de los principales poderes del gobierno, estado y tribunales, le conviene más que a nadie, que no se desaten las “pasiones” por el choque que en la población causan los verdaderos problemas que determinan el rumbo improvisado del estado cubano. Ese silencio cómplice de esa cúpula, que entre conferencia del partido y conferencia; entre congreso y congreso; entre plenarias ordinarias de la asamblea nacional y plenaria ordinaria es interrumpido por “palabritas retóricas” del máximo líder de TODO, no engañan a nadie que no consiente ser engañado, por favor…qué pretende con su “desvío” de la médula del asunto vertiendo responsabilidades que no tienen realmente ese grupo o clase social socialista de “dirigencia media” ?. Ellos no son más que instrumentos como lo es usted mismo que confiesa es un comunicador ( una nueva carrera universitaria “inventada” por los revolucionarios para apartarse del “contaminador camino del Capitalismo” ). No instrumente rodeos en acotar ese asunto de la “mordaza” partidista y la “autocensura” que son los apelativos más próximos al autoritarismo fidelo-stalinista y declare abiertamente lo que realmente piensa sobre el temita que comprendo que es álgido para su caso y no puede darse el gusto de limitarlo con los verbos que yo empleo porque hay una diferencia, no porque somos distintos. Es que no estoy amordazado como antes lo estaba.

Si se pregunta por qué no he centrado mi atención en el resto del spot, le respondo: Ese séptimo párrafo dice todo sobre usted, el resto lo agregó para darle cuerpo al escrito.




Gracias y nos “vemos” en la Chiringa

Jorge B. Arce

No hay comentarios:

Publicar un comentario