retro.arce@gmail.com

lunes, 3 de agosto de 2015

Los fraudes de auto en Miami


Los fraudes de auto en Miami.

Miami en 10 años ha experimentado una transformación extraordinaria. Para ser fieles a la realidad, la transformación ha tenido lugar desde mucho antes si se habla de los avances obtenidos en materia inmobiliaria, de negocios, de apertura a las Américas, comercial, etc.

Pero hablo de la social.  Y dentro del entramado que supone la multicultural sociedad miamense, también conocida como la Ciudad del Sol, la Ciudad del Toll ( evidentemente ); este último la ha colocado en la primer ciudad del país donde se paga más por transitar por sus carreteras, algunas de ella INTERESTATALES, lo que no se comprende y que demuestra el contubernio federal.

Tristemente Miami se ha caracterizado por dar albergue a los más importantes estafadores del Medicare, casi todos de origen cubano, algunos, se rumorea, en contubernio con el gobierno de la isla; también abundan los estafadores de los viejecitos que juegan la Loto. Pero la mayor tajada se la llevan los estafadores a las aseguradoras de auto.

Resulta como una epidemia generalizada. Se dice que cuando la gente llega de Cuba, con su standard de guajiro de pequeña ciudad y se enfrenta a la magnitud de metrópoli de Miami, algunos se benefician con la increíble ignorancia que la mayoría de los cubanos tienen del sistema mercantil capitalista; no lo han vivido y los parientes del exilio especulan tanto que pocos les creen. De modo que utilizan una simple fórmula difícil de descubrir sin el esfuerzo de las propias víctimas de estas estafas: LAS ASEGURADORAS DE AUTO.

Para el año 2005 y 2006, cuando se producía un accidente de automovilismo, solían acudir por llamado a través del número 911 de emergencias, un oficial de la policía con jurisdicción por zona, los paramédicos y un representante de la aseguradora que acudía al reporte del siniestro hecho por el asegurado. Lógicamente se documentaba el siniestro lo que dejaba pocas grietas para instalar una simple estafa como las usuales diarias de Miami.

Luego, de repente, debido al afán de dar los mismos servicios pero gastar menos, los representantes de las aseguradoras no se presentaron más aunque les notificaran el accidente. Los paramédicos se presentaban si el implicado o el oficial a cargo les llamaba. Nada ahora se hace espontaneo. Las cosas han llegado a tal extremo, que he visto oficiales de policía en los autos propios del departamento Metro o de cualquier otra ciudad que alberga el Gran Miami, no detenerse estando a la vista del accidente y sin que las luces de torreta estuvieran activas.

Los accidentes en Miami se han convertido en una verdadera pandemia con el cuentecito de los Smartphone, porque estos instrumentos de entretenimiento, más que de comunicación, son empleados irresponsablemente por el 90 por ciento de los conductores de calles y autopistas. Es común observar un accidente donde tres vehículos han golpeado el bumper posterior del vehículo delantero. ¿ Cómo es posible?.

Después de obtener los por qué de varias de las aseguradoras, los departamentos correspondientes a reclamos dicen que la compañía ha dejado de practicar el envío de un representante al lugar del siniestro. ¿Pero cómo han modificado ese proceder si así amparan las estafas que los agobian?, he preguntado. No lo sé, pero así funciona.

Llegados aquí me continúo preguntando si los legisladores del estado del Sol y del Toll conociendo tal cosa por qué se mantienen de brazos cruzados?.

He apostado por hacerles llegar a los despachos de los congresistas de Miami estas notas con la esperanza puesta en que alguno las lea y reflexione si tiene tiempo, porque dinero tienen para cubrir las primas cuando las aseguradoras las elevan para obtener o compensar ganancias y pérdidas.

Jorge B. Arce

Miami

305 790 4317

No hay comentarios:

Publicar un comentario