retro.arce@gmail.com

lunes, 31 de agosto de 2015

La parte que no vimos.


Jorge Ramos, periodista, recién declara, dispuesto a confrontar a Donald Trump por sus ideas de pre-campaña, tomando partido olvidando la ética profesional que debe respetar. Paradójicamente, un tribunal egipcio ha condenado a tres periodistas por difundir noticias que respaldan de alguna forma al grupo terrorista, ilegal en ese país, La Hermandad Islámica.
Los medios técnicos que permiten el soporte y difusión de la información logran que se haga su difusión sin ser filtrada. Las imágenes, por ejemplo, por ser tan increíbles y convincentes, se convierten de facto, en una verdad indiscutible. De ahí que todos los interesados en manipular la opinión pública acudan a este método sin pensarlo dos veces.
Recuerdo un fragmento de video difundido en You Tube y hecho por un curioso que pasaba, que muestra cómo un policía negro introduce en la parte trasera del auto patrullero a un negro esposado y una vez dentro le cae a gaznatones. Tales imágenes hacen creíble el hecho de la golpiza, sustentando a su vez otros anteriores donde policías acuden a la fuerza para golpear a arrestados. Pero lo que no muestran los curiosos que toman esos materiales de video es cómo se inició la interacción hombre-policía, y nos deja a la mente el especular sobre ello. Después de observar cómo el uniformado le mete par de pescozones al "infeliz negro esposado", la tendencia es imaginar que el policía es un abusador, un acosador, un torturador y que el pobre negrito sólo pasaba por allí cuando, por casualidad, tropezó con el oficial y éste se la cogió con él. Pero como yo tengo la mente muy activa no me imagino que el negrito estaba tomando el aire, sino que estaba en "otra cosa" cuando el oficial lo sorprendió, le increpó, el negrito se reviró y tal vez le metió un puntapié en los genitales o le escupió la cara una vez esposado. Bueno, hay que estar en los zapatos del oficial para imaginar qué sería capaz de hacer uno cuando le escupen la cara o le mientan la madre.
Lo cierto es que estos videítos que suben los "curiosos" que "casualmente" se hallaban cerca del lugar de los hechos ( un barrio marginal a las 4 de la madrugada ), sólo suben una parte de la historia; el cómo comenzó, donde se colocan los "créditos", olvidó publicarla. Qué casualidad !.
Y para colmo de males cuando hemos visto el nombrado video nos preguntamos:
Es cierto lo que veo: Un policía negro golpeando a otro negro ?. Qué rayos habrá hecho ese negrito para que le den la tunda !

No hay comentarios:

Publicar un comentario