retro.arce@gmail.com

viernes, 19 de octubre de 2012

Piensa primero, luego habla...


Piensa primero, luego habla…

 

La semana pasada el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos anunció su decisión de colocar al grupo criminal Salva trucha o MS-13 en su lista de los más peligrosos criminales del mundo, lo que le brinda la autoridad legal de imponerle sanciones.

Esta organización criminal tiene sus raíces en El Salvador pero se ha extendido y posee presencia en Méjico, Honduras y Guatemala.

Las sanciones le permiten al Tesoro congelar los activos de sus miembros y prohibir toda transacción dentro del sistema financiero de Estados Unidos.

Hasta aquí la noticia que dio origen a lo que veremos a continuación. Como puede apreciarse, la decisión del Tesoro debilita incuestionablemente cualquier actividad criminal de esa organización que pretendiera hacerlo utilizando ese sistema financiero. Sin dudas la noticia es alentadora, es buena; le aprieta las tuercas, como solemos decir, a esta organización criminal extremadamente peligrosa.

Viéndolo así no se me ocurre pensar que no sería a otras personas que a los pandilleros, a quienes les podría afectar, simplemente. Por ello, el conocimiento de la misma movería al aplauso porque Estados Unidos, su gobierno, considera que coartando las posibilidades de mover sus activos dentro de su sistema por esta organización, contribuiría a su combate y aniquilamiento.

Pero…no es así. Hay otras personas, aparte de los integrantes de esta pandilla, que no les agrada la medida emprendida por el gobierno federal. Miren el ejemplo.

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes consideró que Estados Unidos ha “sobredimensionado” el poder económico de la Mara Salva trucha al colocarla al mismo nivel que otras organizaciones criminales como Zetas.

El presidente Funes disiente del análisis del Tesoro porque considera que la pandilla no tiene suficiente poder económico para que la coloquen a la altura de otras bandas criminales como Zetas o la Camorra italiana o rusa.

Y agrega que esa medida no resuelve el problema que provoca esa pandilla.

Analicemos la afirmación de Funes.

Supongamos que es cierto que el Tesoro haya colocado a la Mara Salva trucha fuera del nivel si la comparamos con los Zetas, por ejemplo. ¿Qué daño provoca esta “sobredimensión”, parodiando al presidente? ¿Se le ayuda a la mara con esta medida?: No. ¿Se le cierran los caminos de movimientos financieros a través del sistema estadounidense?: Si. ¿Es eso bueno o malo para los pandilleros?: Malo. Bien, ¿entonces?, ¿de qué se queja el presidente Funes, qué cuestiona?

Veamos su siguiente afirmación, o sea, que el Tesoro ha sobredimensionado a la mara porque la coloca a nivel de los Zetas. Puede que tenga razón, que los maras Salva trucha no tengan los activos que los Zetas; pero, ¿en qué consiste el error sino en considerarlos al mismo nivel técnicamente?...

¿Afecta a El Salvador esta medida del Tesoro?...pues no veo dónde puede afectar a El Salvador tal medida del Tesoro.

Para mí está claro que, en el mejor de los casos, el presidente Funes no tenía nada de qué hablar ese día cundo hizo esta declaración a la radio de sus país y sentía un irresistible deseo de hablar, un incontenible deseo de hablar. Eso en el mejor de los casos. En el peor es que él mismo siembra la duda de que tenga vínculos directos o indirectos con la mara cuando se lanza a la luz pública a defender lo indefendible de una medida que es a El Salvador, en primer lugar, a quien más beneficia.

Si cuando te digo que hay que cada jefe de estado por ahí…


Jorge B. Arce

1 comentario:

  1. Jorge Buenos Dias, Tremendo el artículo como tremenda la pandilla....

    ResponderEliminar