retro.arce@gmail.com

viernes, 19 de octubre de 2012

Algo más que la reforma migratoria necesita Cuba.


Mi opinión sobre la reforma migratoria cubana y algo más.

 

 

A todas luces la necesidad de “controlar” a los profesionales para que no huyan en desbandada de un país donde la economía está regida por normas obligatorias que implanta un grupito tomándose el derecho por 11 millones, hace necesario que estos jerarcas impongan el castrante art. 23.


Pero es que en un país donde los estudios son gratuitos para los estudiantes pero pagados por TODOS en estipendios dejados de recibir, resulta ineludible pasarle la cuenta” en algún momento a los que se hacen de una carrera porque de lo contrario, si permiten que todos los profesionales “arranquen” con el título bajo el brazo le están haciendo el juego a cada ciudadano y no a los intereses de la nación. El gobierno dejaría de cumplir su rol de asegurar el futuro de los ciudadanos y de la nación en su conjunto.
Esa ha sido la “historia” de la revolución cubana: 54 años construyendo el futuro de la nación que, por lo que se avizora, los cubanos deberán hibernar otros 50 años con chance de “reenganchar” de nuevo por si las moscas, para ver si pueden disfrutar de algo por lo que se han sacrificado durante un siglo.


La educación superior no puede ni debe ser gratuita; es una banalidad de los que escribieron la doctrina socialista; absurda pero necesaria. Absurda porque la respuesta está ahí en la isla ahora; todos la tenemos delante. Necesaria como poesía romántica para atiborrar de placer a la hermosa enamorada. Ese es el punto.


Te doy la universidad gratis pero no puedes irte del país sin mi permiso.  ¿Es gratis o pagada la educación superior?;

 ¿No me van a decir a mí que ese “acuartelamiento a la cañona” no significa un tesoro en la vida de un profesional? ¡Caramba!.


 ¿Pero qué van a hacer los ideólogos del socialismo, cobrar los estudios universitarios? Si les interesara más el porvenir económico de los cubanos que el arsenal ideológico, emprendería el estudio de un proyecto de ley abarcador de todo el arcoíris cubano para implantar los estudios universitarios mediante el pago correspondiente, lo que atraería profesores distinguidos y destacados de cualquier lugar del mundo; aumentaría el prestigio de los graduados y no tendrían necesidad de “acuartelarlos” cuando pidan permiso para visitar Turquía o Cundinamarca.


La salud es por el estilo; la gratuidad no puede ser generalizada, debe distinguir quién puede pagar los servicios y quién no puede; eso haría un ideólogo justo sin necesidad de estar en el partido comunista. Con el tiempo la calidad aumentaría irremediablemente. El desastre de los servicios sanitarios en muchos lugares de Cuba está dado en parte porque no puede protestarse porque no se tiene derecho a protestar; por qué protestas, chico, no es gratis? Sigue y no jodas tanto, qué te has creído, que eres aristócrata? Esa sería la embestida del (oficial a cargo del policlínico.)

 
El deporte no se queda atrás. Veamos: Qué beneficios económicos brindan los atletas de alto rendimiento a Cuba?. Ninguno o casi ninguno para no ser tan oclusivo. Solo unos centenares de profesores (que no son atletas sino instructores o entrenadores) son los que cobran un salario al país extranjero donde prestan sus servicios. Pero los otros, los miles de deportistas de alto rendimiento que consumen consumen consumen consumen y consumen de lo que pagan los cubanos (que dejan de recibir en sus salarios para engrosar las arcas del estado de donde sale el dinero que aprueba y maneja la ANPP ).
Por qué gastar tanto dinero un país empobrecido y sin industrias importantes como Cuba en todas esas delegaciones en casi todos los deportes algunos de los cuales pagan a entrenadores extranjeros? No han visto en los desfiles de las Olimpiadas cómo la delegación cubana está dentro de las más numerosas?; quién paga eso en dolores verdes?: El pueblo cubano que deja de recibir esas cantidades desviadas al deporte a través de la red social de servicios, alimentos, transporte, etc...

¿Por qué no se preguntan cuál es el motivo que países de densidad demográfica semejante a la cubana no llevan delegaciones tan nutridas y representativas de la mayor parte de los deportes?  Cualquiera que piense con otro órgano que no sea con el cerebro, creería que sus gobernantes no les importa alcanzar una medalla más para gloria de su nación y por tanto no merecen gobernar. ¡ NO!, no es cierto. Esos gobernantes son reales calculadores del tesoro público y que hay que invertirlo en lo que más interesa para los ciudadanos que no es precisamente 9 medallas de oro para un equipo de baseball, de balonmano, baloncesto o pingo pong. Y las ves con 20, 40 atletas, no más con entrenadores y todo . Es porque son peores deportistas?; ¿es esa forma de administrar los fondos públicos, que les pertenecen a todos, la correcta?.

No miren a un costado, por favor. Todos sabemos que esa trilogía es una formidable arma de propaganda comunista.


Por el carácter ideológico y el proyecto de revolución liderada por 52 años por Fidel Castro y seguida ahora por su hermano, primero morir que torcer el brazo; qué coño le importan los cubanos y su PNB !; lo importante para ellos es su legado y nos lo han demostrado año tras año.
Así que no le den más vueltas al asunto de la nueva norma sobre inmigración que el problema no se subsume a su cuerpo, sino al “espíritu” de la Revolución Cubana.

Jorge B. Arce

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario