retro.arce@gmail.com

domingo, 3 de marzo de 2013

Causas de las pérdidas de valores?


¿Causas de la pérdida de valores?

 

¿Está relacionada la pérdida de valores de la sociedad actual con la desaparición del papel matriarcal de la mujer en la formación, educación, crianza y conducción de los niños en sus primeros patrones de conducta social?

No caben dudas de que el aumento del rol social de la mujer en las esferas de la vida social ha cobrado impulso, sobre todo en el mundo occidental. Desde convertirse en jefes de estado hasta prominente científicos, su aparición para quedarse en todas las esferas de la vida ha cobrado impulso. Pero, ¿a qué costo?

Abandonan el hogar a horas tempranas y regresan en la noche, lo mismo que los hombres. No es un deporte porque los costos de la vida han encarecido y no basta un solo ingreso para soportar las necesidades de todos.

Esta nueva forma de vida familiar ha transformado conductas y hábitos seglares y la mujer se ha colocado a la par del hombre en la preponderancia del sostén familiar, pero dejando un vacío en la atención de los hijos. ¿A qué costo?

Las usuales labores relacionadas con el cuidado y atención de los hijos han sido traspasadas a empleados y empleadas que se colocan mal o bien en los lugares abandonados por padres durante la jornada laboral. Pero todos sabemos que esto no es suficiente. Mucho se ha dicho sobre empresas y empleadas que se colocan en ese lugar en bien y en mal y si se buscan estadísticas nos dirán que los resultados son demasiado evidentes para concluir que todo está normal. Ninguna persona puede sustituir a la madre o al padre en la protección y educación de su hijo. Podremos colocar y pagarle a una persona para que eduque a nuestro hijo pero la relación entre ellos carecerá del amor filial y ello es un cargo que pagaremos al final.

¿Cómo incide esta carencia de afectos maternos en los niños? ¿Cómo se concibe que un joven adolescente que se manifiestan en casa y en el colegio con visibles señas de ineptitud psicológica al grupo social sea pasado por alto de las personas que tienen la obligación de guiarlos? Sólo me explico por negligencia. Esas personas no perciben como cercanos a sí mismos, las consecuencias de esa falta obrar o de ocuparse de esas señales de alguno de los muchachos que están bajo su custodia o entienden que no deben mezclarse en esos asuntos por ser privados, sólo dable a padres.

Pero las consecuencias de parte de esa negligencia cuando se producen no pueden ser controladas por nadie, ni siquiera por los padres. Allí tenemos el caso del joven Lanza que se apoderó de un arma de sus padres y dio muerte a varias personas. ¿Podemos afirmar que este joven no dio señales inequívocas de desequilibrio emocional antes de los hechos?

Padres o maestros a cargo tuvieron a su vista manifestaciones que fueron ignoradas. El pago fue demasiado caro.

¿Por qué ese desequilibrado disparó contra niños y sólo contra adultos cuando trataron de proteger a aquéllos? Alguna oscura página en esa temprana edad tuvo que marcar a ese desdichado, pienso yo.

Criminológicamente está probado que los peores criminales reproducen en sus fechorías las violaciones y abusos recibidos en sus edades más tempranas. Es indiscutible que la carencia de mantener un estándar de vida requiere mantener medios para ganar dinero y proporcionarles a los menores lo que necesitan para su vida, pero eso no equivale a centrar nuestra vida en ello cuando es lo contrario.

Entre ambas opciones la inteligente por los beneficios del menor y de la sociedad, es darle menos objetos materiales y más atención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario